desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

La técnica del trampantojo

Usado ya en la Antigüedad clásica, vive hoy un resurgimiento como divertido recurso decorativo. Su fin: engañar al ojo para enriquecer los sentidos.

Nuevo Estilo 23/07/2013
Imprimir

Trampantojo

1 EL NOMBRE Proviene de la expresión francesa trompe l’oeil, trampa al ojo. Esta técnica pictórica produce la ilusión óptica de que lo que se representa es real.

2 LOS RECURSOS Normalmente, se trata de decorar una pared mediante escenas en las que se juega con la perspectiva y el claroscuro para dar profundidad.

3 VARIANTES Se pintan también muebles –trampantojos de gabinete o alacena–, en especial los tableros de las mesas.

4 LOS TEMAS Las arquitecturas fingidas son habituales, con todo tipo de elementos estructurales o decorativos: ventanas, puertas, columnas, techos, muebles...También son recurrentes las escenas de la naturaleza y la representación de personajes o animales a tamaño real.

5 SUS ORÍGENES Griegos y romanos muestran los primeros ejemplos de esta práctica que alcanza con el Renacimiento y el Barroco su mayor auge. Surrealistas e hiperrealistas la usan con frecuencia.

6 HOY Algunos de los artistas plásticos más cotizados, como el famoso y esquivo Banksy, lo utilizan en sus obras.

7 INTERESANTE Aunque ligado a la pintura, el “engaño” se ha usado en otras disciplinas como la arquitectura –utilizando efectos para variar la altura de columnas o la longitud de unos escalones–, la fotografía –la perspectiva forzada es un recurso clásico– o el cine.

8 DÓNDE RECURRIR Una de las profesionales más destacadas en el trampantojo moderno es Johina García-Concheso, autora del trabajo que ilustra esta página. www.johinasweb.com).

9 NOS GUSTA Porque aporta una nota muy singular a la decoración.

10 SU PRECIO... Varía en función del tamaño y la complejidad, pero un mural puede costar desde 800 €.


Ver más articulos