desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Lifestyle

Entona un ommm... Cuatro destinos de relax

Nuestro radar detox ha identificado cuatro destinos de relax absoluto para reducir el estrés y sosegar la mente. ¿Su fórmula? yoga, masajes, meditación, productos eco... que ayudan a relajarse, comer, pensar y, en definitiva, vivir mejor.

Texto: Concha Pizarro 15/04/2019
Imprimir
Pantalla completa



Empezar el día nadando en una piscina que sobrevuela el lago de Orta, frente a los Alpes italianos, es un buen comienzo. En Mandali organizan retiros de 3, 5 y 8 días para encontrar la paz interior. Un programa que combina yoga, meditación diaria, ejercicios de respiración, periodos de silencio y alimentación vegetariana de temporada para «dar descanso a la mente y nutrir el cuerpo», según explican sus responsables. Y si tienes la suerte de contar con una habitación que mire al lago, seguro que los beneficios de las terapias se multiplican por mil.

Masqi-The Energy House ya lo dice todo en su nombre. Situado en plena sierra entre Alicante y Valencia, en una masía del s.XIX, su misión es devolver la energía a sus huéspedes. ¿Las armas? Cocina macrobiótica, yoga en su cúpula o en el bosque, meditación con mantras o baños de gong. Los más atrevidos pueden apuntarse a su retiro detox de una semana: siete días a base de líquidos (infusiones, zumos y caldos) para limpiar el organismo. Dicen que también rejuvenece.

Los seis pisos de Blanche, un palacete parisino del siglo XVIII, están dedicados al cuidado del cuerpo y la mente. Se puede pasar todo el día disfrutando de su oferta de bienestar en sus 3.000 m2. ¡Tiene hasta un cine en el que se proyecta una película relacionada con el menú! Porque este es uno de los puntos fuertes del espacio. El chef Jean Imbert dirige el restaurante BB, en el que solo se ofrece cocina de temporada, de pequeños productores locales, proveniente de pesca y ganadería responsables, y con un marcado acento ecológico. Para la primavera propone almuerzo monocromático: melocotón blanco, espárragos, mozzarella, endivias y apio. Los domingos saben mejor con su brunch de zumos ultrafrescos y ensaladas.

El Slow Spa toma su nombre de esta filosofía de vida que aboga por la calma. Situado en el Eixample barcelonés, es el primer centro de la ciudad que ofrece tratamientos de relajación y belleza con productos 100% naturales, orgánicos y veganos. Incluso cuenta con un programa especial para embarazadas. Inspirado en los wellness de los hoteles de lujo del sudeste asiático, hace caer en la tentación con, por ejemplo, un Turkish Bath Massage, un masaje tradicional turco con espuma que estimula los cinco sentidos y aporta altas dosis de bienestar.



Ver más articulos