desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

El chic rural existe

Dentro, el hotel Iturregi, en Guipúzcoa, te ofrece una estancia de lujo, con un look exquisito y el calor de un hogar del norte. Fuera, la naturaleza de Getaria en su estado más puro. ¡Tan, tan recomendable...!

Nuevo Estilo 28/06/2013
Imprimir
Pantalla completa



Los aromas que desprenden los alrededores, a mar embravecido, y la frescura de sus viñedos envolverá tu estancia en este encantador hotel de cuatro estrellas ubicado en Getaria. Un edificio de nueva planta que firma la arquitecta Marina Lertxundi, con las características de un caserío. El proyecto fue supervisado por José Ángel Rodríguez, que también trabajó mano a mano con el artífice de la decoración, el interiorista vasco Daniel Rotaeche.

Dado su entorno rural, resulta llamativo el nivel de glamour que han adquirido sus estancias, fruto de un estudiado proyecto cuyo objetivo consistía en darle a la nueva construcción un aire de casa rehabilitada, con un alto grado de autenticidad y, a la vez, un look palaciego.
Los suelos de las zonas comunes, en abeto, y toda la carpintería están pintados en un tono gris similar al de las paredes para crear un fondo homogéneo que destaque más el mobiliario.

Desde cualquiera de sus rincones podrás disfrutar del paisaje a través de los ventanales que recorren las paredes, como si se tratara de un invernadero.  En las habitaciones, con vistas a la agreste costa o al Ratón de Getaria –Monte de San Antón–, moquetas de lana y tapicerías cálidas que consiguen retenerte en el interior durnate tardes enteras. ¿ A qué esperas?

DIRECCIÓN: Barrio Azkizu. Getaria (Guipúzcoa). Tel.: 943 896 134. www.hoteliturregi.com
HABITACIONES: 8 habitaciones de lujo con una decoración personalizada y ventanales panorámicos. Cada una está bautizada con el nombre de un pueblo vasco. Los edredones y almohadas, de pluma. ¡Todo al detalle!
UN PLUS: En todas encontrarás televisor de pantalla plana, DVD e
Internet con sistema WI FI. En el salón, con una chimenea siempre encendida, televisión analógica y digital. En verano, una preciosa piscina
de agua rasante junto a un muro que pertenecía al antiguo caserío. Lavandería y prensa diaria incluidas.



Ver más articulos