desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Lifestyle

Bodegas con mucho arte

Y no solo por los excelentes vinos que elaboran. Algunas pueden presumir de unas pinactotecas que envidirían muchos museos, con obras de Picasso, Velázquez, Dalí, Murillo... para disfrutar a sorbitos entre barricas.

Texto: Concha Pizarro 04/10/2019
Imprimir
Pantalla completa



En rincones especiales, las bodegas atesoran preciados reservas que no puntúan en la lista Parker de vinos, pero sí entre asiduos al Prado o al MoMA. Toma nota de estas cuatro magníficas.

Bodega Otazu (Pamplona) estructura su colección de arquitectura, pintura y escultura en cinco hitos que abarcan toda la extensión del pago. Comenzaron con la recuperación de la iglesia de San Esteban (s.XII), la torre que da nombre a la bodega (s.XIV) y un palacio renacentista (s.XVI) hasta llegar a la colección de arte contemporáneo –Jaume Plensa, Daniel Canogar, Ai Wei Wei, Anish Kapoor...– que madura junto a las barricas de merlot o chardonnay. Y en el exterior, vigilan las cepas grandes esculturas como los Guardianes de Xavier Mascaró o Ariadna, de Manolo Valdés, convertidos ya en iconos del lugar (www.otazu.com).

En Jerez de la Frontera (Cádiz), el vino corteja al arte y viceversa. En Bodegas Estévez, el visitante contempla sorprendido la altísima concentración de picassos por metro cuadrado. Es la serie completa de aguafuertes Suite Vollard, que está compuesta por cien obras que el artista malagueño realizó en los años 30, y considerada como la más importante en la historia del grabado. De ahí, los ojos se fijan en otros indiscutibles de la pintura contemporánea: Dalí, Botero o Miró. La escultura está presente con piezas de Jorge Oteiza y pruebas en pequeño tamaño de Eduardo Chillida (www.grupoestevez.es).

Una hipotética audioguía de arte por Jerez lleva enseguida a otra catedral del vino: Bodegas Tradición. Tras pasar la sacristía –el lugar sagrado donde el bodeguero resguarda los mejores vinos tras verjas de hierro–, se abre una trama de pasillos, casi un recinto de clausura, silencioso, donde las obras expuestas respiran espacio y paz. La colección Joaquín Rivero es una de las mayores de pintura española entre los s. XV y XIX, con más de 300 obras de Goya, Velázquez, Zurbarán o Madrazo, expuestas para poder contemplarse desde muy, muy cerca. El criterio para formarla ha sido solo pintura española, sin mucha obra del mismo pintor y buscando una representación de los distintos artistas de una época (www.bodegastradicion.es).

En Rueda (Valladolid), una casona solariega castellana esconde secretos: un laberinto de 4 km de galerías subterráneas medievales en auténtico ladrillo rojo mudéjar, preparadas para envejecer el vino; una de las mejores bibliotecas de la zona, inaugurada por Camilo José Cela; y una pinacoteca con unas 900 obras. Son las Bodegas Mocén, levantadas por el dueño de la cadena de restaurantes José Luis en 1988. Picasso y Dalí maridan con sabores a blanco verdejo o tinto cabernet sauvignon en este enigmático espacio (bodegasmocen.es).



Ver más articulos