desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Ravello, Italia

En este hotel te despertarás con una orquesta

En el Belmond Hotel Caruso, un despertador no tiene cabida.

Emily Selter 03/10/2017
Imprimir
Twitter
Facebook
Pinterest

Belmond Hotel Caruso

Fotos: Belmond


Cuando la orquesta subió al escenario para el Concierto Anual del Festival de Ravello al Amanecer, las montañas que se elevaban por encima de la costa de Amalfi detrás del escenario resaltaban contra el cielo nocturno y la luz de la luna llena se reflejaba en el agua del mar. A medida que los músicos de la Orquesta Filarmónica Saleritana se abrían paso a través de las composiciones de Wagner, Beethoven y Rossini, el sol se levantó y reveló unas impresionantes vistas sobre la bahía de Salerno y de las ruinas de la Villa Rufolo del siglo XIII en cuyos jardines se hayaba el escenario. En el momento en que el concierto terminaba, con un bis de Wagner, el sol estaba en los másalto del cielo.

El Concierto al Amanecer es el punto culminante del Festival de Ravello, un festival de música clásica fundado en 1953 y dedicado a Richard Wagner. El festival tiene lugar cada año en Villa Rufolo, muy visitada por Wagner y que sirvió de inspiración para el jardín de Klingsor en su ópera Parsifal. Las entradas para el concierto son escasas y suelen agotarse de inmediato, pero el Belmond Hotel Caruso ofrece entradas a sus huéspedes que no les importe despertarse antes del amanecer para asistir al concierto. El hotel incluso proporciona bandejas de pasteles para el desayuno y jarras de plata con café para antes del concierto, sabiendo que ninguno de los cafés y restaurantes en la pequeña ciudad de Ravello está abierto antes del amanecer.

Belmond-Hotel-Caruso-jardines

Los jardines del Belmond Hotel Caruso.

El concierto es un evento tan celebrado que el Belmond Hotel Caruso ha decidido ofrecer una experiencia mágica a sus huéspedes durante toda la temporada. Ya que el hotel no tiene acceso a la Villa Rufolo, organiza conciertos privados al amanecer en un lugar aún más bonito, en su famosa piscina infinita, que cuenta con las mismas vistas de la costa de Amalfi como la villa, y es frecuentemente nombrada como una de las piscinas más impresionantes del mundo. Los conciertos privados, con una orquesta de Ravello dirigida por el maestro de orquesta Giovanni Lucibello, empiezan antes del amanecer y terminan con un desayuno de champán tras del concierto (lo que los convierte en una opción mucho más festiva que el concierto del festival).

Belmond-Hotel-Caruso-piscina

La piscina del hotel.

En el Concierto del Amanecer, el buffet del desayuno que ofrece el hotel es interminable, con todo tipo de pastelería italiana, carne, fruta y quesos, todo meticulosamente organizado en colorida cerámica local. El hotel, que se encuentra en el punto más alto de la ciudad antigua, fue construido alrededor de una villa del siglo XI; sus enormes habitaciones están decoradas con frescos originales centenarios y antigüedades.

Belmond-Hotel-Caruso-habitacion

Una de las habitaciones del hotel.

Tras el desayuno hay un crucero gratuito del hotel a lo largo de la costa de Amalfi y un paseo en Vespa para visitar las bodegas en las laderas de la región. Por la noche, la cena se sirve en la terraza del restaurante Belvedere del hotel, dirigido por el chef Mimmo di Raffaele, y cuenta con clásicos italianos como pasta con almejas y trufa negra local. El sol se esconde durante la cena, hasta que las montañas desaparecen en el cielo nocturno y sólo la luna llena y las luces de las pequeñas ciudades costeras son visibles. Cuando el pianista del cercano piano bar empieza a entonar canciones italianas de mediados de siglo, te das cuenta de que el día termina tal y como empieza.

Belmond-Hotel-Caruso-bar

El bar del hotel.

Vía Town and Country.


Comentarios

Publicidad


Ver más articulos