desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Pilar Roger

A esta arquitecta catalana, que relativiza las tendencias –«en la actualidad todo vale»–, le fascinan las rehabilitaciones. En sus proyectos triunfan los espacios diáfanos, el total white, los objetos hallados casualmente y los juegos de luces y sombras.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



BACKGROUND
 Se licenció en Arquitectura por la Politécnica de Barcelona y completó estudios con un máster en la Universidad de Columbia, en Nueva York. En la ‘ciudad global’, fichó por el estudio de Paola Iacucci, colaboradora de Steven Holl. Tras hacer escala en España, una beca la llevó durante un año a Fukuoka (Japón), para elaborar su tesis doctoral sobre arquitectura tradicional japonesa. Tiene su estudio profesional en Barcelona.
MUY PERSONAL
 Sus aliados. La fotografía, la escultura, los libros, el cine, las revistas, la publicidad... ¡Todo inspira!
 Nombres míticos. Verner Panton, Marcel Breuer, Neutra, Albert Frey...
Ruta de tiendas en Barcelona. La Comercial Casa (Bonaire, 4), Magnolia Antic (Provenza, 290), OX (Séneca 8, tel.: 650 691 290), Nobodinoz (Séneca, 9 y Mestre Nicolau, 8), Galería Senda (Consell de Cent, 337), Matèria (Rector Ubach, 43) y Arkitektura (www.arkitektura.es).   

Nos recibe subida a sus New Balance, fieles compañeras de caminatas y rastreos, al más puro estilo “cazatendencias”, en la barcelonesa zona del Borne o la calle Grenelle de París, sus lugares preferidos cuando abre ojos y mente en búsqueda de ese objeto o mueble tocado por la varita mágica que lo hace especial.

La arquitecta, al pasar revista a su época neoyorquina, rememora las «inolvidables perspectivas en acuarelas de colores» que trazaba Paola Iacucci y las clases magistrales impartidas por Frank Gehry o Jean Nouvel, entre otros. Este poso formativo tiene mucho que ver con su manera de entender el interiorismo.

A su etapa japonesa le debe, a su vez, la predilección por las estancias diáfanas, multifuncionales, rayanas en lo ambiguo y extraordinariamente fluidas. «Es una organización actual –explica– para la que empleo grandes correderas abiertas hasta el techo porque, como escribió Muriel Barbery en La elegancia del erizo, permiten que dos lugares se comuniquen entre sí sin ofenderse mutuamente. Me fascina esta definición». Otra seña de identidad en los proyectos de Pilar Roger, sean de obra nueva o rehabilitaciones, es la experimentación. «Me gusta jugar con la luz –cita en este punto las páginas de El elogio de la sombra, de Tanizaki– y probar nuevos usos y distribuciones». ¿Ejemplos? Bañeras en vestidores, librerías en baños o cocinas, salones polivalentes... Entre sus lemas, «lograr espacios en apariencia sencillos de complejidad disimulada». Cien por cien japo.     



Tags: Pilar Roger.
Ver más articulos