desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Creadores

Olga Copado

La escultura suele ser la gran desconocida de las disciplinas artísticas. Sin embargo, esta creadora emergente -ligada desde niña al mundo del acero- la defiende como un elemento clave en casa.

Nuevo Estilo 13/03/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Materiales nobles y formas caprichosas que desafían a la gravedad son una constante en las creaciones de esta artista novel. «Formo parte de la tercera generación de una familia dedicada a la industria del acero y eso me ha marcado desde pequeña», comenta Olga, mientras posa en su casa de Madrid, decorada por Jorge Aguado.
Aunque su educación artística se desarrolló en escuelas de Lugano (Suiza), Los Ángeles (EE.UU) y México –donde se formó en forja y soldadura– es en las empresas familiares donde reconoce haber aprendido a hacer lo que hace. «Sé lo que es una fundición desde la infancia: de hecho, a los 15 años hice mi primera obra».
Estudió Ciencias Empresariales y Marketing, pero sus intereses vitales siempre han girado en torno al mundo del arte. Ahora es cuando verdaderamente ha decidido dedicarse a la escultura y el acero, sin duda, ha de ser el material que mejor exprese sus inquietudes artísticas. «¿Qué me preocupa? Dotar a mis creaciones de una sensación de ligereza a través del empleo de curvas y formas que se inspiran en la naturaleza», indica.
Juega con las formas curvas, somete a la obra a pliegues naturales o forzados y combina acero con volúmenes vacíos. ¿El fin? «Conseguir sosiego, quietud y armonía allí donde estén mis piezas». Olga también elige el material para las bases: roble sin tratar, en muchos de los casos. Este elemento natural para ella representa solidez y entronca con la arquitectura, disciplina por la que también se interesa.

CLAVES PARA COLOCAR ESCULTURA
Si se sitúa en el interior, lo aconsejable es que se disponga en ambientes sencillos o en rincones despejados. De este modo, brillará con toda su fuerza y destacará mejor.

¿Un acierto? Es mejor optar por un lugar con buena luz natural. En el exterior, las piezas se integran de forma natural, pues sus materiales entran en contacto con las plantas y con el mobiliario del jardín. La adaptación es fácil, tanto si son protagonistas como si hay que "descubrirlas" entre la vegetación.

¿Qué base elegir? La ligereza de la obra marca el volumen del pie. Combina acero con madera sin tratar o acero lacado con otro al óxido. Un consejo: utilizar peanas giratorias para ejemplares que puedan observarse desde distintos ángulos.

APUNTA SUS DIRECCIONES
En Madrid, su ruta para rastrear las piezas más preciadas y seguir la trayectoria de sus creadores preferidos empieza en la galería Soledad Lorenzo (Orfila, 5. Tel.: 913 082 887). También, se la puede ver en la galería Travesía Cuatro (Travesía de San Mateo, 4. Teléfono: 913 100 098) o en Yube (Fernando VI, 23. Tel.: 913 197 673), un espacio de moda que expone obra suya este mes. Como los hoteles Hospes (www.hospes.com), comprometidos con los artistas jóvenes.

PARA INICIAR TU COLECCIÓN...
- Muy recomendable: apúntate a clases de arte contemporáneo, una base teórica siempre viene bien. El Museo del Prado, el Reina Sofía o el Macba, entre otros, organizan cursos monográficos muy interesantes.
- Aprovecha tus viajes para visitar todas las exposiciones que puedas. Te ayudará a adentrarte en este mundo. ¿Un plus? Los catálogos razonados.
- Coleccionar aúna placer e inversión. Déjate llevar por la intuición, pero ten en cuenta siempre la opinión de un experto galerista.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos