desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes Maestros

Miguel Fisac y Alejandro de la Sota

Las obras de Fisac y De la Sota son referentes clave de la arquitectura moderna española. En el centenario de su nacimiento, una exposición en el Museo ICO de Madrid repasa, hasta el 23 de febrero, sus vidas y trayectorias.

Nuevo Estilo 17/02/2014
Imprimir
Pantalla completa



Fisac (Daimiel, Ciudad Real, 1913-Madrid, 2006) y De la Sota (Pontevedra, 1913-Madrid, 1996) coincidieron en el tiempo y el espacio: los dos se licenciaron en la Escuela de Arquitectura de Madrid casi el mismo año, en la capital instaló cada uno su estudio y ambos se convirtieron en una influencia clara para varias generaciones de arquitectos españoles. Con unas carreras excelsas, si bien comenzaron de forma similar, recién acabada la Guerra Civil, abogando por el lenguaje del Movimiento Moderno frente a la arquitectura historicista del régimen, luego tomaron rumbos diferentes.

BELLO HORMIGÓN. La carrera de Miguel Fisac comenzó con la iglesia del Espíritu Santo, en Madrid, un proyecto que le brindó conocer a fondo el oficio de la construcción y le impulsó a desarrollar una inventiva arquitectónica inusual entonces. Experimentó siempre con materiales y formas, primero en ladrillo y después en hormigón, cuyas posibilidades estéticas le apasionaban. Viajero empedernido –lo que marcó su formación–, firmó obras señeras como el Instituto Laboral de Daimiel o el Centro de Estudios Hidrográficos de Madrid. Además, fue articulista, escritor y diseñador de mobiliario.

PROYECTOS LIVIANOS. Alejandro de la Sota buscó la ligereza constructiva durante toda su vida profesional. Tras comenzar como arquitecto en el Instituto Nacional de Colonización y realizar una serie de obras marcadas por la tradición popular, su trayectoria sufre un giro definitivo en los años 50 hacia las corrientes modernas de corte norteamericano que entraban tímidamente en España. Autor de pocas obras, pero de gran peso, como el Gobierno Civil de Tarragona o el gimnasio Maravillas en Madrid, su última época derivó hacia una arquitectura en la que primaba la facilidad de su construcción.



Ver más articulos