desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Magdalena Aguilar

Esta interiorista, que acaba de estrenar estudio propio en Madrid, aboga por los interiores vividos, humanos y muy, muy personales, como fórmula para hacer felices a los que habitan en ellos.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



A sus clientes les lleva siempre de tiendas y juntos hojean pilas de revistas. Y es que educar el gusto, poco a poco, resulta básico para crear decoración.

¿Cómo definiría su función? Una empresa de servicios que, a través de contactos y experiencias, facilita el camino al dueño para lograr la casa de sus sueños –¡no de los míos!–.

¿Por dónde se empieza una obra? Debemos partir de una idea general. Yo reinvento siempre sobre plano. Después de aclarar la distribución espacial, planteo la posición del mobiliario base y los imprescindibles del cliente, para después organizar las tomas eléctricas. Y entonces comienza la obra: elegir materiales, suelo, pintura...

Y después, el proyecto decorativo... En el que prefiero un único mueble de calidad que cincuenta piezas pobres o mil telas... Flores, fotos y recuerdos con algo que contar añaden estilo.

¿Eres partidaria de la mezcla? Me apasiona, pero es muy importante que exista armonía entre las piezas: darle sentido a la unión de, por ejemplo, una cómoda Luis XVI, una pintura contemporánea y una butaca fifty. Aquí, la intuición y el buen gusto juegan una baza crucial.

¿Con qué estilo te identificas? En mi casa, mix natural y vintage; para mis clientes, el que les haga felices.

LO QUE SABEMOS DE ELLA

Formación y experiencias. Es licenciada en Historia del Arte y estudió anticuariado en Roma. Además, sus vivencias en diversos países –es hija de diplomático– le han aportado una sensibilidad especial por la cultura y la estética.

Sus trabajos... Tras su paso como estilista en una revista femenina, compartió estudio de interiorismo con Victoria Melián. Ahora inicia una nueva etapa profesional.
QUÉDATE CON SU FILOSOFÍA

Las tendencias son efímeras. Le gusta la estética de David Hicks, lo más trendy hoy; y el estilo shabby, con el que se identifica, pero cree un error ser esclavo de las modas. Éstas deben supeditarse al estilo de vida de cada persona, sólo así se sentirá la casa como propia.

Elimina normas y reglas. Si por ella fuera, eliminaría las mesas de centro, que hasta el siglo XX se desconocían. ¿Qué tal si eliges otro mueble que haga sus funciones y no acapare tanto protagonismo? La distribución y las piezas estándar son válidas únicamente mientras convengan.



Ver más articulos