desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Verner Panton

El más divertido de los diseñadores daneses de mediados del s. XX ha subido al Olimpo de los creadores con unas innovadoras piezas que hoy siguen produciéndose con éxito.

Nuevo Estilo 25/05/2018
Imprimir
Pantalla completa



Todo tiene un comienzo. Recién graduado en arquitectura, Verner Panton (Dinamarca, 1926-1998) entra a colaborar con uno de los más grandes creadores, su paisano Arne Jacobsen, en el diseño de muebles vanguardistas, entre ellos, la célebre silla Panton. La experiencia le anima a abrir su propio estudio en 1955, desde el que se hace un nombre con trabajos arquitectónicos renovadores e insólitos, como una vivienda plegable, otra de plástico y otra más de cartón.

VISIÓN DE FUTURO

El gran éxito le vendría, sin embargo, en su faceta de diseñador, que llevó a cabo principalmente en su taller de Basilea. A la ciudad suiza llega en 1961 y en ella desarrolla el resto de su trayectoria profesional. Panton marcará de forma decisiva la evolución del diseño de los años 60 y 70 con unas creaciones audaces –fundamentalmente sillas, lámparas y textiles– en las que aprovecha los avances técnicos de la época, investiga nuevas fórmulas y apuesta por materiales novedosos.

Un claro ejemplo es la Panton, su obra emblemática, que se convirtió en la primera silla fabricada íntegramente en plástico y en una sola pieza a través de un procedimiento de moldeado por inyección. Editada por la firma Vitra, hoy sigue siendo un hit de ventas. El danés se anticipará, además, a la iconografía del movimiento pop y a la reivindicación de la elegancia escandinava con una serie de muebles con formas geométricas redondeadas entre los que destacan otras dos de sus sillas: los modelos Cone y Heart.

COLORISTA

Fue un revolucionario también en sus proyectos de espacios públicos. Son famosos sus trabajos en exposiciones, como las dos ediciones, a finales de los 60, de Visiona, para la empresa Bayer, en las que combinó de forma espectacular formas esculturales e intensos tonos puros. El uso sin prejuicios del color –una de sus señas de identidad– será asimismo característico en los hoteles y restaurantes que proyecta a lo largo de su carrera, y en los tejidos que ideó en los 70 y 80, con dibujos geométricos en los que se explaya con su brillante paleta multicromática.



Ver más articulos