desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Harry Bertoia

Aunque tuvo una excelsa carrera como escultor, más larga y prolífica, sus piezas de mobiliario de acero para Knoll son hitos del diseño del s. XX.

Nuevo Estilo 22/08/2018
Imprimir
Pantalla completa



El metal aparece de forma omnipresente en la trayectoria de Harry Bertoia (1915-1978). Emigrado a EEUU con quince años desde su Italia natal, estudia Artes y Oficios en Detroit y en 1937 se hace cargo del taller de metalurgia de la Academia de Arte Cranbrook, en Michigan, donde enseñará diseño de joyas y metalistería. En esta prestigiosa escuela conoce a Charles Eames, con quien se marcha a trabajar en las técnicas que estaba desarrollando para moldear la madera. Su contribución a las míticas sillas del matrimonio Eames resultará clave.

KNOLL. En 1950 comienza a colaborar para esta señera firma de mobiliario. Sólo realizó una colección, una serie de asientos fabricados a mano con varillas de acero, pero su éxito fue tal que los royalties le permitieron dedicarse en exclusiva a su gran pasión: la escultura. Pasará los 25 años siguientes de su vida –hasta su muerte en Pensilvania– investigando con la forma, el espacio y hasta el sonido en unas obras de metal, un gran número de ellas para espacios públicos, por las que recibirá numerosos premios. 



Ver más articulos