desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

La casa de Clara Mas

La modelo nos recibe en la casa que la ha visto crecer, un piso señorial de arquitectura modernista situado en el corazón de Barcelona. Aquí encuentra refugio entre viaje y viaje de trabajo, y dedica horas de estudio a su otra pasión: la Antropología.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Cuando las ausencias por motivos laborales son frecuentes, valoras mucho más lo que significa «el regreso a casa». Esto precisamente es lo que le sucede a Clara Mas, una de nuestras modelos más internacionales, con este piso del Ensanche barcelonés. Emplazado en el primer nivel de un edificio de principios de siglo, ha sido la residencia familiar desde los tiempos de su bisabuela. La antigüedad de la vivienda forzó una profunda reforma que finalizó hace apenas dos años. Ésta fue proyectada por el arquitecto Joan Busquets y la decoradora María Luisa Malagarriga, que actuaron bajo la pauta de respetar en todo momento el estilo modernista de la casa.

De este modo, se conservaron gran parte de los elementos originales, incluso las molduras y cornisas que adornan los techos determinaron la distribución de los espacios más importantes: salón, comedor, biblioteca y dormitorio principal. También se respetaron otras piezas, como las barandillas de forja de los miradores, las puertas o las ventanas con cristalería modernista. El piso ocupa toda una planta del edificio –«es lo que se llamaba el principal; en cambio ahora, con el ascensor, el top son los áticos»– y dispone de una gran terraza interior, muy relajante, y de un mirador asomado a la vida del Ensanche.

Dos realidades –relax y bullicio de calle– que conviven en esta casa de decoración elegante e intemporal, donde prima la calidez tanto en las tonalidades arena como en los materiales elegidos. «El suelo, por ejemplo, es parqué de roble encerado. Perfecto para andar descalza por casa, algo que me encanta», confiesa Clara. La joven modelo, que ha posado para las revistas de moda más importantes y protagonizado campañas de firmas como Hermès o Massimo Dutti, afirma que le apasiona su trabajo y lo que implica: «Empecé en este mundo a los diez años y, desde entonces, no he parado. Estoy acostumbrada a viajar, dormir en hoteles y comer en restaurantes, y reconozco que me gusta. Sin embargo, también echo de menos cierta regularidad y rutina que encuentro en casa y el poder concentrarme en mis estudios de Antropología».



Tags: Piso y reforma.
Ver más articulos