desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Jean-Michel Frank, interiorista

Sus interiores depurados y sus muebles de líneas simples con acabados exquisitos son el summum de la decoración.

Ana Isabel Hernández 16/08/2018
Imprimir
Pantalla completa



Su vida estuvo marcada por el éxito y la tragedia. Nacido en una familia de banqueros judíos, Jean-Michel Frank (París, 1895-Nueva York, 1941) empieza a ejercer como decorador en los círculos artísticos e intelectuales parisinos tras la I Guerra Mundial, en la que mueren sus dos hermanos mayores y que motiva el suicidio de su padre.

Sus interiores ascéticos y sutiles, en infinitos matices de beis, y con pocas y exquisitas piezas, triunfan de inmediato. Tendrá clientes de todo el mundo, famosos como el millonario Rockefeller o el compositor Cole Porter. Con el diseñador y ebanista Adolphe Chanaux como socio, crea muebles y lámparas de líneas esquemáticas, en los que trabaja con materiales inusuales –paja, pergamino, mica, grafito–, tratados de manera original.

Reclutará para la compañía a artistas como Alberto Giacometti, bajo cuya influencia se volverá menos radical: introduce el azul mediterráneo, idea piezas de ecos barrocos y usa materiales clásicos como marfil, ébano o caoba. La II Guerra Mundial lleva de nuevo el drama a su vida. Huye a Argentina, donde relanza su carrera.



Ver más articulos