desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Frank Lloyd Wright, arquitecto

Sus planteamientos orgánicos y humanistas lo convirtieron en una de las figuras más influyentes del siglo XX. No solo en arquitectura, el legado del norteamericano es grandioso.

Ana Isabel Hernández 09/03/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



El respeto por la naturaleza fue el eje vertebrador de su trayectoria. Frank Lloyd Wright (1867-1959) abandonó los estudios de ingeniería al trasladarse a Chicago para colaborar con el gran arquitecto Louis H. Sullivan. En 1893 montó su propio estudio y ya en sus primeros trabajos, las conocidas Casas de la Pradera, desarrolla su concepción orgánica de los edificios. Todo en estos unifamiliares está pensado para armonizar con el entorno: los tonos y materiales naturales, sobre todo madera; su organización en planos horizontales de poca altura o unos novedosos espacios de planta abierta que marcarán el interiorismo del s.XX.

Similares planteamientos se pueden ver en las obras que realizó a partir de los años 30, cuando da un giro a su carrera al volcarse en el potencial expresivo del cemento. De esta época es la emblemática Casa de la Cascada y el museo Guggenheim de New York, donde experimentó con las plantas curvas.

DISEÑADOR

Wright concebía los proyectos como un todo que incluía el mobiliario. Sus piezas, sencillas estructuras que solían ser de madera, con estrechas tablillas como recurso habitual, muestran la pasión por la geometría y los ángulos acusados. Cassina edita hoy muchas dentro de la serie I Maestri.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos