desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Coqui Ybarra

La directora artística de la firma textil Ybarra & Serret nos abre las puertas de su casa, para comprobar in situ la variedad e intensidad de matices que una tela aporta a un interior elegante.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Una charla con Coqui Ybarra sobre la elegancia en decoración se convierte en toda una lección de estilo con las telas como hilo conductor. Esta licenciada en Bellas Artes –especializada en textil– decidió, tras más de 20 años diseñando para prestigiosas firmas del sector, utilizar su experiencia y conocimiento para crear su propia empresa.

Para ello se asoció con Pilar Serret, que se encarga de la parte financiera mientras ella dirige el departamento artístico. Este año celebran el 10 aniversario de Ybarra & Serret, una década en la que Coqui ha diseñado selectas colecciones, muchas de las cuales pueden verse en su casa, en tapicerías, cortinas, paredes, etc., a la manera de un muestrario real y palpable del know how en el arte de combinar las telas y de cómo estas son capaces de enriquecer y completar con sencillos gestos una decoración mimada.

A la hora de crear sus diseños, confiesa que su inspiración la alimenta en la calle, los museos, las pasarelas de moda... También son indudables las influencias del arte oriental: vivió en China durante unos años, donde tomó contacto directo con técnicas de pintura sobre seda, tinta aguada, etc., y se empapó de una miscelánea de matices que luego han ido saliendo a la luz en sus trabajos, como el tipo de trazos, la caligrafía, las pinceladas y motivos florales tan representativos de la cultura china. Esta fusión de estéticas y referencias ha conformado un estilo en sí mismo porque, como Coqui afirma, en la mezcla está el secreto. Para ello no hace falta más que asomarse a cualquier rincón de su casa.

Estampados florales y rayas se complementan sin enfrentarse, y piezas orientales lucen junto a antigüedades francesas. Cada detalle tiene una historia, como explica la diseñadora: «Busco siempre objetos con encanto, con personalidad y no es imprescindible que sean valiosos. Tengo incluso cosas que he recogido de la calle». Elementos de diversas procedencias que encajan en un puzzle multicultural gracias a la fina sensibilidad que plasma día a día en cada colección.  

ACIERTA CON LAS TELAS
 Gamas para un estilo contemporáneo. Los guindas y ciruelas se han convertido en los tonos fetiche. Combinados con grises o azules y verdes, en su matiz piedra, son garantía de elegancia.
 Línea atemporal. Un consejo: huye de los estampados extremos –tienen una fecha de caducidad demasiado breve– y busca telas pensadas para perdurar.
 Tejidos con carácter. Los naturales –lino, seda, chenilla o terciopelo de algodón– no pasan y con sus ricas texturas crean atmósferas mágicas. También algunos sintéticos tienen un lugar destacado y aportan, como el charol, un extra de dinamismo.     



Ver más articulos