desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Carmen Lomana

Se reconoce pasional, dice exprimir la vida con intensidad y que, por eso, de cuando en cuando necesita recluirse en sus «cuarteles de invierno». En el de Madrid, entre antigüedades con carácter, esta elegante mujer nos habla de cómo vive la casa.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Cuando hacíamos este reportaje, Carmen regresaba encantada a casa después de ver la exposición de Sorolla en el Prado: «Se trata de uno de mis pintores favoritos –con Miró, Picasso y el valenciano Muñoz Degrain–, me encanta su luminosidad, esos blancos que transpasan el lienzo». Licenciada en Filosofía y Letras e Historia del Arte, la pintura contemporánea es para ella el contraste perfecto en un entorno de muebles de época, de objetos que formaron parte del esplendor decorativo de siglos atrás: «Me gustan las piezas con pasado, que tengan algo que contar». Y este piso de un bello edificio madrileño lo confirma. «Es de fines del s. XIX, por eso quisé reforzar su carácter con antigüedades, en su mayoría francesas, que creo le van muy bien.
 Pienso que cada casa tiene su espíritu y hay que respetarlo. Mi marido –el fallecido Guillermo Capdevila, ingeniero especializado en diseño técnico industrial y autor de numerosos hits de pequeño electrodoméstico para Solac, de lámparas para B.lux o de la premiada grapadora de plástico inyectado de El Casco que está en el MoMa– quería una decoración minimal, pero yo la veía muy fría y después siempre estuvo encantado con el resultado». Y Carmen, que ha vivido en ciudades y países distintos y que pasa tiempo en su otra casa, la de Marbella –«esa es más bohemia, con chill out y un toque árabe»–, encuentra un punto de unión entre todas las viviendas que ha montado: «Siempre empiezo por las alfombras, las colocó y luego ya puedo comprar los muebles».   

MUY PERSONAL
Un paisaje favorito. Soy, decididamente, de mar.
Rincón predilecto de la casa. Los íntimos: mi dormitorio y la sala donde leo.
Un objeto fetiche. Las alfombras. Me encantan las persas.
¿Algún aroma en especial? Varios. Perfumo la casa según la época del año: en invierno, olor a canela y clavo; en primavera y verano, floral –a mimosa, sobre todo–; y en otoño, mezclo Oriental Spice con colonia Álvarez Gómez.
Tejidos preferidos. Seda y lino, y el algodón recién planchado, oliendo a limpio.
Idea de la felicidad. Un atardecer en la playa con el sol acariciando mi piel y rodeada de amigos.      



Ver más articulos