desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Axel Vervoordt

Anticuario, galerista y patriarca de un clan profundamente implicado en la decoración y el arte, este maestro belga, en la cima del interiorismo mundial, nos habla en la casa familiar de su ideario estético.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



La familia Vervoordt

SUS LUGARES FETICHE

- Hoteles: Mis favoritos son siempre pequeños e íntimos, como los ryokan, establecimientos tradicionales japoneses.

- Restaurantes: Más que los muy famosos que prestan mucha atención a la sofisticación de los platos, me atraen los locales casual, donde ves a gente interesante y en los que la comida está hecha de una forma natural. En mi última visita a Madrid, me encantó El Qüenco de Pepa con sus vegetales de la huerta. Es el tipo de recetas que hoy valoro más: de gran calidad, simples y preparadas con amor.

- Museos: Son muchos los que adoro. Me gusta ir al Prado, al MET de Nueva York, al Louvre... todos tienen grandes obras. Uno de mis imprescindibles para el arte es la isla de Naoshima, en Japón.  

Es un mago de la armonía y la mezcla. Vervoordt busca ante todo que sus proyectos transmitan verdad.

¿Su sello más emblemático? La serenidad y huir de lo ostentoso.

¿El material más fascinante? La tierra. Puedes obtener tonos increíbles y conseguir algo muy sofisticado, como en las pinturas del Renacimiento.

Acierta siempre mezclando... Para mí, mezclar es como presentar a la gente en una fiesta, no se conocen y enseguida se hacen amigos. Lo mismo pasa con los objetos, hay que crear una relación amistosa.

¿El color que más emplea al decorar? El no color. Prefiero que lo pongan los cuadros y las flores.

¿Qué objetos le dan más placer estético? Cualquiera que tenga calidad y sea real. Puede tratarse de un bol egipcio, una pieza japonesa o una piedra que halle en el camino. Lo importante es que tenga alma, no que esté bien hecho.

No puede vivir sin... Una chimenea y flores. Me encanta mezclar lo eterno y lo efímero.
Si pudiera poseer un cuadro de un museo, ¿cuál sería? Los bodegones de Zurbarán (también los de monjes con hábito blanco), los dibujos de Rubens, cualquiera de Piero de la Francesca... Es muy difícil elegir sólo uno.

El artista contemporáneo que más le gusta. Lucio Fontana, Kazuo Shiraga y Anish Kapoor.

Indispensables para una casa perfecta. No creo que exista la perfección; es más, me seduce mucho la belleza de lo imperfecto.



Ver más articulos