desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Antique & New

Carlos López, de LA Studio

Cuida al máximo la calidad y, ante todo, crear ambientes con un look irrepetible. Es la marca de estilo que desprende su tienda, L.A. Studio –meca del vintage–, a un paso de El Rastro madrileño.

“Busco piezas que perduran por tener alma”

Nuevo Estilo 01/09/2014
Imprimir
Pantalla completa



Es un anticuario de raza que, además de llevar la profesión en la sangre, la ejerce con pasión, devoción y un punto de osadía. El gen familiar puesto al día: «Mi abuelo se dedicó a los muebles de Alta Época; mis padres, a los franceses de los siglos XVIII y XIX; yo he preferido el XX», indica Carlos López.

Con esta especialización en mente, abrió la tienda madrileña L.A. Studio en 2002. Fue un avanzado, un precursor del boom del vintage que vivimos. Ya antes había demostrado su don natural y precocidad al convertirse en «uno de los más jóvenes peritos tasadores judiciales expertos en arte y antigüedades», nos dice.

En la atracción por la belleza y distinción de las piezas del siglo XX reconoce la influencia de trabajar, en sus inicios, junto a interioristas como Luis Galliussi o Tomás Alía, que ahora se cuentan entre sus clientes: «Ellos recurren a L.A. Studio porque tenemos un estilo muy definido, enseguida lo distingues». Una estética particular que está muy presente en su casa de Madrid.

En este céntrico dúplex, las soluciones contemporáneas y las señales del pasado dialogan de manera fluida y cordial componiendo un escenario magnífico para el mestizaje de elementos. ¿La fórmula para que el efecto funcione? «Hay que buscarla en muebles y complementos que sus autores crearon con intención de que tuvieran continuidad en el tiempo, no sólo para una época concreta, sino que perviven por su singularidad, por tener alma».

Esta filosofía es la que preside también su atípico showroom –lugar de culto y peregrinaje–, ideado como mini-universos donde las piezas armonizan con las demás fusionando la fuerza estética de cada una, y que son elegidas bajo la ley de la diferencia: «Siempre intentamos desmarcarnos adelantándolos en el tiempo a lo que vendrá».

RED EUROPEA
La figura y el trabajo de los cool hunter sirve a Carlos López de referencia para describir cómo son los profesionales –con nariz propia de sabueso– que, desde Francia, Italia, Holanda, Bélgica, Dinamarca y Alemania, le reportan puntualmente dónde se encuentran las singulares piezas que luego veremos en su tienda. Un entramado que le permite tener ojos en los principales núcleos y templos del mobiliario vintage.

MUY PERSONAL
- Sus nombres de referencia. Entre ellos, destacan arquitectos, diseñadores e interioristas, desde Shiro Kuramata a Ettore Sottsass, Serge Mouille, Jacques Adnet y, por supuesto, los inolvidables Eames.
- Estado habitual... En constante búsqueda de lo exclusivo y de lo ecléctico. En definitiva, de aquello que alimenta a L.A. Studio.
- Él nunca lo haría. Primar una antigüedad solamente por su alto valor y no porque forme parte de una estética irrepetible.



Ver más articulos