desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Adolf Loos, arquitecto

Su austera concepción de la arquitectura avanzó a principios de siglo los postulados racionalistas. Una ambiciosa exposición en Barcelona repasa su trayectoria.

Realización y texto: Ana Isabel Hernández. Fotos: Gisela Erlacher 30/11/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La exhibición en el Museu del Disseny –del 14 de diciembre al 25 de febrero– es una extensa muestra del trabajo de este arquitecto checo que con 27 años se traslada a Viena, donde abanderará toda una revolución estética. Adolf Loos (1870-1933) se reveló contra el estilo modernista imperante para proponer un modelo de arquitectura rigurosa y funcional, en la que se prescinde de toda ornamentación.

Consideraba que el uso excesivo del adorno superfluo conducía a la degradación de la sociedad, teoría que desarrolló en numerosos artículos y, sobre todo, en su famoso ensayo de 1908 Ornamento y delito. Loos estaba sentando las bases del Movimiento Moderno y de una corriente racionalista que luego desarrollarían figuras como Le Corbusier, Walter Gropius o Mies van der Rohe.

LAS CASAS
Pocos arquitectos se han ocupado tanto de definir la esfera doméstica y cómo disfrutarla. Así, la muestra Adolf Loos. Espacios privados, que desde marzo podrá verse en Caixaforum Madrid, se centra en los muebles que utilizaba en los proyectos de viviendas, pues son estas residencias particulares las que mejor explican sus planteamientos. De fachadas discretas, desnudas –la villa Steiner, en Viena, es un icono–, en ellas aplicó su vanguardista teoría del Raumplan, por la que adjudicaba a cada habitación un tamaño y altura diferentes en función de su importancia.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos