desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Espacio urbano

Techos altos, paredes desnudas y estancias intercomunicadas son las claves empleadas por Pepe Nieto para convertir un antiguo piso del eixample barcelonés en un hogar con marcado carácter lofty.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Un antiguo piso del Eixample barcelonés se ha convertido en una vivienda decorada bajo criterios tomados del más puro estilo lofty: techos altos, espacios polivalentes y acabados de estética industrial. Su propietaria, una joven diseñadora de moda, confió el proyecto de interiorismo a Pepe Nieto, del estudio Whereispepe.

Al encontrarse en un edificio que iba a someterse a una reforma integral, ha sido posible hacer cambios sobre el proyecto original de rehabilitación. "Ha sido una gran ventaja porque hemos podido diseñar sus interiores a la medida", comenta Pepe Nieto. Por ejemplo, la distribución clásica de pasillos largos y estrechos ha pasado a la historia y los imperativos de amplitud y funcionalidad han regido todas las decisiones. 

La filosofía del proyecto intenta transmitir la idea de que la vivienda, más que un loft en estado puro, "es un solución alternativa a un espacio de casa clásica urbana en palabras del interiorista. ¿Cómo se ha conseguido? En primer lugar, conservando la altura de techos original -de unos 4 metros-, que, eso sí, se ha modificado en parte para poder canalizar, bajo un falso techo, los sistemas de climatización y de control domótico de que goza la casa. La segunda seña de identidad es el haber mantenido los ejes visuales máximos, es decir que se podría trazar una línea imaginaria desde el vestíbulo hasta la pared de la fachada principal y del dormitorio a la zona dedicada a estar. Ha sido posible con la creación de un espacio polivalente que acoge salón, comedor, zona de estar, cocina y chill out, todos comunicados visualmente gracias a la ausencia de puertas. Tan sólo una de tipo pivotante da intimidad al dormitorio.

Otro detalle a tener en cuenta es el tratamiento cromático que se ha dado a todos los ambientes, que contribuye a dar perspectiva y profundidad a la vivienda. Lo vemos en los paneles japoneses, las puertas de armarios de DM lacado a juego con las paredes o el suelo de roble teñido en gris. Sin duda, destacan la ubicación y el diseño de la cocina, proyectada también por el estudio de Whereispepe, un alarde de buen interiorismo adaptado a las necesidades de un estilo de vida actual en el que prima la funcionalidad. De ahí, el acabado high tech de las vigas a la vista, el mobiliario de aluminio y la repisa en el mismo material, que, además, aportan ese toque industrial muy urbano.



Tags: Loft y Vivienda.
Ver más articulos