desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Su mejor perfil: Una casa muy fotogénica

A esta vivienda la quiere la cámara. Por su pródiga luz y sus ambientes generosos, sin duda. Y por la exquisitez de su puesta en escena, firmada por Julián Gallego, que consigue instantáneas de gran intensidad visual. Elegancia y decoración forman aquí pareja de hecho.

Miriam Alcaire 30/09/2016
Imprimir
Pantalla completa



La propietaria de esta casa adora la decoración atípica, atemporal, con alma. Basta traspasar el umbral para darse cuenta de ello: el recibidor se abre al visitante como la mejor tarjeta de presentación, apenas un anticipo de lo que viene después. Impresionan su claridad y la calma que transmite. La vivienda, situada en un señorial barrio de Madrid, se reformó de manera íntegra, pero fue el interiorista Julián Gallego quien “enderezó” una ejecución anterior poco acertada y la decoró en un mano a mano con la dueña del piso, una apasionada del interiorismo que reforma viviendas para lanzarlas al mercado en condiciones exquisitas.También diseña mobiliario –algunas de las piezas de la casa llevan su firma– y es una entusiasta buscadora de tesoros vintage, así que muchos muebles proceden de anticuarios y rastros.

En función de este selecto contenido gira el concepto arquitectónico de la rehabilitación llevada a cabo: las superficies continuas, sin obstáculos; la nobleza de los materiales que revisten los suelos –madera, mármol–; la calidad de las carpinterías y de los armarios, realizados por Disdoor; la claridad natural y las discretas luminarias de realce... Todo está milimetrado para que mobiliario, objetos ornamentales y obras de arte brillen con luz propia. A ello contribuyen no solo el tratamiento de los espacios, de expresiva desnudez, sino también el elegante pantone –colores básicos como el blanco y el negro, y reflejos metálicos– y el empleo de complementos que añaden refinamiento a las estancias: alfombras de piel natural, tapicerías con nombre propio, numerosos espejos (y superficies revestidas con ellos)... El resultado es un piso que destila glamour ¡y fotogenia!

IDEAS DEL INTERIORISTA: Julián Gallego (www.juliangallego.com)

- Elegante paleta cromática. Un blanco puro acrecienta la luz, sirve de nexo entre estancias y es el fondo perfecto para poner en valor muebles y piezas destacados. Se acompaña de tres colores que simbolizan sofisticación y charme: negro, dorado y plata.

- Antigüedades y piezas de brocante. El interiorismo les da presencia y protagonismo en unos espacios diáfanos que les dejan mucho “aire” alrededor. Estos muebles únicos están, sin embargo, bien integrados en ambientes contemporáneos y funcionales con el fin de huir de una estética de casa museo fría e impersonal.



Ver más articulos