desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Biarritz

Una casa en El País Vasco francés

En el País Vasco francés, muy cerca de Biarritz, encontramos una casa de vacaciones que presume de un interiorismo impecable, reflejo de la serenidad y, al mismo tiempo, el carácter intenso y vivo del entorno. Y es que los colores y las piezas de brocante han cargado de bellas historias sus escenarios.

Texto: Gema Marcos 09/09/2015
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



A dos pasos de la costa, esta vivienda independiente de nueva construcción se localiza en una fabulosa área rural del País Vasco francés, próxima a Biarritz. Sus propietarios, Amélie y Numa Vernet, deseaban tener su propio y relajado refugio para los días de descanso, y qué mejor lugar que esta zona en la que han veraneado desde niños: «Cuando vives en una gran ciudad, en la que mandan, además, los tonos grises como es el caso de París, buscas la luz, el espacio y el horizonte», nos explican. Estos anhelos fueron, precisamente, los que condicionaron el diseño de la vivienda, construida en 2007.
Alrededor, un jardín de apariencia improvisada, con hortensias, lavandas y gramíneas silvestres que simulan estar ahí por casualidad. En el interior, luz a raudales para un interiorismo con carácter, donde conviven una amalgama de piezas curiosas de la comarca con diseños célebres del s.XX y muebles a medida encargados a artesanos. Un mix al que se suman tonalidades vivas y fuertes, inspiradas en el estilo marroquí y en los colores de la arquitectura vasca. Y si bien es cierto que todos los rincones presumen de un especial encanto, en verano hay dos áreas que indiscutiblemente se convierten en claves: una es la cocina exterior, con una isla de trabajo que hace las veces de barra; otra, la impresionante piscina, con un diseño de agua rasante y protegida por flores y arbustos. Dentro, la chimenea del salón recrea el mejor ambiente en las noches más frías. ¿Se puede pedir algo más?

Ideas del proyecto
Un color muy identificado con la región. En los interiores, a la hora de elegir tapicerías y cortinas, se optó por el intenso rojo característico de la zona –el llamado rouge  basque–, que se puede ver también en la arquitectura de la casa.
Cuidado en los acabados. Haciendo un recorrido por las estancias nos damos cuenta del mimo en los materiales: rodapiés de pino, suelos de piedra, cerámica o incluso mosaico, paredes paneladas con lamas de madera esculpida...



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos