desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca

Una casa en blanco balear

Karl y Vikki Grant, fotógrafos británicos, supieron dar al interior de esta construcción rural mallorquina un renovadora ráfaga de estilo cuando decidieron hacer de ella un estudio abierto a la luz, para trabajar y ¡vivir!

Nuevo Estilo 05/04/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Llevaban afincados en Londres 15 años..., pero el clima pesaba y sus sueños de vivir en una tierra templada se reforzaban día a día. Esta pareja de fotógrafos visitó Mallorca para unas cortas vacaciones y ver algunas propiedades que habían localizado en Internet: «Fue una gratísima sorpresa descubrir esta nave, era perfecta como vivienda y para instalar nuestro estudio, que también alquilamos para producciones de fotos, publicidad –su web es www.studiomallorca.com–... ¡En cinco meses nos trasladamos aquí!».

Aunque muy deteriorado, el edificio era una joya en bruto. Dejando el interior diáfano, idearon un nivel en alto y a la vista para el dormitorio y abrieron grandes huecos enfrentados en las dos fachadas principales. Dentro, los suelos, el techo a dos aguas –con ventanas en sus dos vertientes– y las paredes conforman un cajón blanco donde la luz natural queda atrapada.

La decoración, como era de esperar, no alteró la armonía cromática del conjunto, ya que consta de un escueta lista de muebles con un trazado ultradepurado, neutro o en madera: piezas versátiles que pueden cambiarse con facilidad de sitio para adaptar el espacio a cada momento, según las sesiones de fotos o la vida cotidiana. La fusión de dos estilos opuestos en el edificio –arquitectura rural exterior y un diseño interior contemporáneo– se alza como una de las claves del éxito en este peculiar proyecto. «Y, aunque mantenemos el piso de Londres, realmente este es nuestro hogar», comenta con complicidad la pareja.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos