desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una casa con colores verde y berenjena

Estos dos colores, de combinación tan elegante como audaz, caracterizan la marcada personalidad de este piso madrileño, en el que las obras de arte contemporáneo también tienen un maravilloso papel protagonista.

Nuevo Estilo 03/04/2018
Imprimir
Pantalla completa



Acogedora, cálida, cómoda... ¿Cuáles son las virtudes que se buscan en una casa? Además de la estética, el confort es una de las mayores necesidades y, sin duda, el reto lo constituye aunar ambos conceptos –belleza y comodidad– sin que entren en conflicto. En este piso madrileño, la interiorista María Lladó consiguió un resultado espectacular, con una visión pragmática de las tendencias y una gran sensibilidad, que se aprecia en la elección de colores y texturas. Se erige protagonista la moqueta berenjena que cubre el suelo de casi toda la casa: un elemento definidor de la personalidad, la nota diferenciadora de la vivienda y unificadora de cada uno de los espacios.

Como afirma la interiorista, «la casa requería sólo un lavado de cara, puesto que la vivienda, edificada a finales de los años 60 y Premio Nacional de Arquitectura, estaba muy bien y queríamos respetarla al máximo».
Hacía falta una renovación estética –las paredes estaban pintadas de beis, en la decoración mandaban los tonos ocres, etc...–. María Lladó, sin dudarlo, acudió al blanco como elemento potenciador de las bondades arquitectónicas y de la luz natural, pero la decoradora guardaba una sorpresa: «Para crear un conjunto unificado, y porque es uno de mis colores fetiches por su fuerza y elegancia, usé el berenjena en la moqueta de casi todo el piso, las cortinas, algún paño, la librería, etc.»

Dejando aparte los colores, el trabajo de interiorismo debía considerar un aspecto importante: la propietaria cuenta con una interesante colección de arte contemporáneo a la que, además de darle cabida, había que otorgarle el correspondiente protagonismo. Así, cuadros, fotografías, esculturas –incluso una serie de preciadas piezas de cerámica de Talavera– encuentran su sitio y lucen como deben. A ello contribuyen sencillos recursos como la blancura de las paredes y la iluminación artificial, muy bien resuelta con focos estratégicamente ubicados.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: María Lladó (Tel.: 649 193 812)
- Tejidos de calidad y con calidez. Moqueta de lana, tapicerías de terciopelo de algodón, cortinas de seda... La decoradora puso un especial interés, además de en el color de las telas, en su textura, eligiendo tejidos nobles que contribuyeran a la fuerza y comodidad de los espacios.
- Recursos para resaltar las obras de arte. La propietaria, gran aficionada al arte contemporáneo, cuenta con una interesante colección. María Lladó ideó unos pedestales de madera lacada en blanco para colocar las esculturas, los cuadros y las fotografías que pueblan las paredes.
- Luz natural y artificial. La primera, se potencia con el uso del color blanco y, para la segunda, se prescindió de lámparas que pudieran interferir en la contemplación de los cuadros. Los focos elegidos, de Luz & Espacio, son orientables, para dirigirlos y marcar el centro de atención en puntos determinados.



Ver más articulos