desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Doble personalidad: una casa clásica y moderna

El estudio de interiorismo de Luisa Olazábal ha sabido encontrar el punto intermedio en la decoración de este chalé madrileño. Su estética, tan selecta como exquisita, se ha puesto al día con notas jóvenes y un repertorio de soluciones actuales que aligeran un resultado supremo.

Realización: M. Díaz de Rábago. Texto: M. Alcaire. Fotos: P. Sarabia 11/09/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Bella pero funcional. Esta vivienda situada al norte de Madrid conjuga ambas virtudes. Se trata de una construcción de los años 50 que ha sido reformada por completo. Se añadió, además, un nuevo cuerpo adosado a la casa para colocar la piscina cubierta. Todo bajo la dirección del arquitecto Jaime Oterino.  

El proyecto de interiorismo lo firma el estudio de Luisa Olazábal y, como todos los de esta profesional, tiene un carácter de permanencia que sobrevive a épocas y modas: «Cuando nos contrataron, lo cierto es que los dueños no estaban totalmente de acuerdo en el estilo que querían. Mientras el propietario optaba por espacios diáfanos, luminosos y muy blancos, su mujer -que es quien en realidad tenía la última palabra- prefería un look más clásico y acogedor. Lo mejor que podemos decir es que ahora los dos están encantados».

El mix conseguido es soberbio: el de una vivienda joven, adaptada a las necesidades actuales, pero con una elegancia de estándares académicos. Sobre un fondo en blanco roto y gris, la paleta de color se enriquece con los vivísimos chispazos que pintan almohadones y tapizados, y que proporcionan fantásticos juegos cromáticos. Se han usado materiales naturales -y tradicionales- con profusión. En cuanto al mobiliario, la mezcla de piezas antiguas, rústicas y de diseño contemporáneo, aderezado el conjunto con algunas obras de arte, da como resultado un todo armonioso e inesperado. Baste este ejemplo: unas sillas de madera al natural quedan de lujo con un mueble-bar lacado en negro brillante y rematado con estantes dorados. El colmo de la heterodoxia estética más cool y refinada.  

IDEAS DE LA INTERIORISTA LUISA OLAZÁBAL (www.luisaolazabal.com)
Suma calidad. Las paredes se han convertido en estructuras de hierro y cristal que confieren un aire moderno, y entonan con el neutro de la piedra que reviste los suelos.

Luminarias ad hoc. Los diseños de lámparas y apliques se integran a medida en el contexto decorativo. Muchos de ellos son casi esculturas de latón que firma Olga Copado.

Tejidos que apuestan por el color y los acabados. Linos, terciopelos y sedas visten las estancias de destellos tornasolados, estampados espléndidos y un delicioso tacto. 



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos