desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

Una buhardilla muy moderna

Situada en un antiguo edificio madrileño, esta vivienda goza hoy de una distribución moderna, un equipamiento perfecto y un intimista proyecto decorativo.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Es difícil imaginar que lo que hace unas décadas era un antiguo archivo en el madrileño barrio de Salamanca, sea hoy una vivienda con tanto encanto como esta. Para comprenderlo hay que remontarse a su historia: se trata de un edificio con solera con dos torres en los flancos, dónde han tenido lugar muchas anécdotas. «Viví mi infancia en la segunda planta, en esa época mi padre, abogado de profesión, decidió convertir la buhardilla en el archivo. También hizo tres cuartos de estudio para mis hermanos y para mi», comenta la actual propietaria.

El arquitecto Gregorio Ibarra hizo el proyecto, pero fue la también arquitecta Ana Girod quien se encargó de materializarlo con algunas modificaciones. «Se derribaron todos los tabiques para trazar una distribución diáfana. Recuerdo que en el lugar donde está hoy el salón se encontraban las estanterías de almacenamiento. Los cuartos de estudio estaban en la zona de la actual cocina», dice la propietaria. El lema de la remodelación fue unificar materiales para crear sensación de continuidad.

La dueña pidió que se rescataran las impresionantes vigas de madera porque «dan personalidad a la casa. Creo que es donde reside su mayor encanto». Sin embargo, las tablas del techo se pintaron de blanco para que resultaran más ligeras y aportaran luminosidad. Otros elementos, en cambio, no soportaron el paso del tiempo y se reemplazaron, como el suelo de gres catalán original, que fue sustituido por tarima de roble. Asímismo, se colocaron contraventanas para frenar cuando fuera necesario el paso de luz y del sol.



Ver más articulos