desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

El vintage moderno, un piso con piezas retro

La reforma de este piso madrileño ha replanteado los espacios con conceptos actuales y funcionales. El escenario se ha engalanado con una efectista selección de piezas retro que rememoran el glamour del s.XX, transformado por la visión estética de la interiorista Carmen Rebuelta.

Mª J. Revilla. 23/03/2016
Imprimir
Pantalla completa



Renovar, reorganizar, rejuvenecer... Este piso madrileño, ubicado en un edificio de 1947, necesitaba una buena reforma. Los propietarios, un matrimonio con los hijos ya independizados, confiaron en la interiorista Carmen Rebuelta para llevarla a cabo y adaptar la vivienda a sus necesidades y gustos. Lo primero fue planificar una nueva distribución, suprimiendo la excesiva compartimentación para así configurar unos ambientes amplios, funcionales y muy luminosos. Después, con el fin de mantener la estética original de la casa, se puso especial atención en los acabados. Por ejemplo, se colocaron las molduras tal y como las presentaba la vivienda, y las nuevas carpinterías de puertas y armarios fueron diseñadas por la decoradora reinterpretando las anteriores, de cuarterones de madera lacada con molduras y herrajes de líneas retro.

La calidad ha sido la bandera en la elección de los materiales, que encajan unos con otros a la perfección. Es el caso del solado de roble natural con encerado extra mate y diseño geométrico concebido por la interiorista, o el mármol de Calacatta del cuarto de baño, colocado a cartabón con grandes despieces de 60 x 60 cm. Cada elemento, incluida la pintura en blanco de la firma Farrow & Ball, dota al conjunto de notas de carácter, pero con una gran discreción y armonía que contribuye a crear una caja neutra, un continente elegante en el que las piezas decorativas resaltan a placer. Además, mobiliario y detalles constituyen un interesantísimo repertorio. Lo retro y lo vintage se salpican con efecto, en su punto justo, recreando una atmósfera con todo el glamour y el encanto del pasado, renovado en clave actual. Lámparas de latón dorado de los 60, espejos de los 50, butacas fifties...  todo encaja, combinado con alfombras de diseño y obras de arte contemporáneo.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: Carmen Rebuelta (www.carmenrebuelta.com)
- La iluminación es un factor que se ha cuidado muchísimo: la luminosidad de los espacios se ha potenciado combinando luces técnicas de focos halógenos, de Wever & Ducré, en los techos con destacadas lámparas vintage.
- Tejidos. Los textiles, en su mayoría procedentes de Pablo Torre, juegan un gran papel caldeando la atmósfera con texturas ricas y envolventes. Por su parte, las alfombras, de diseño actual, encuadran los ambientes y ponen toques de modernidad.
- Arte contemporáneo. La escogida colección de obras, sobre todo de fotografía, establece un interesante contrapunto con las piezas retro.



Ver más articulos