desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

Un chalé de interiores cálidos y modernos

De la perfecta compenetración entre la decoradora María de la Osa y los propietarios de esta casa madrileña ha resultado un moderno proyecto de interiorismo que destila coherencia, sensibilidad y fuerza estética a partes iguales.

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos y V. Eugenia Cienfuegos. Texto: Ana Isabel Hernández. Fotos: Angélica Heras 08/09/2015
Imprimir
Pantalla completa



Ya habían trabajado con ella en su casa de Marbella y fue tan satisfactorio que cuando los propietarios de este unifamiliar en la urbanización madrileña El Encinar de los Reyes  decidieron cambiarle el look, no dudaron en volver a llamar a la interiorista María de la Osa. La vivienda está distribuida en dos plantas –salón, comedor, cocina, aseo de invitados y jardín se encuentran en la baja; dormitorios con sus baños, en la primera–, más el sótano y una buhardilla con despacho y cuarto de juegos. Hace unos años, ya había sufrido una importante reforma. En esta ocasión, se trataba de hacer unos pequeños cambios distributivos y, sobre todo, darle un nuevo aire a la decoración.
Lo primero fue crear una nueva piel más luminosa. Así, toda la casa se pintó en un blanco roto que inunda paredes y suelos, antes de madera color miel. Después, se jugó a usar fuertes pinceladas cromáticas para dar dinamismo. Así, los cerramientos se tiñeron de negro, el mismo tono elegido para la moqueta vinílica que cubre el pavimento del baño principal y en el que también se ha lacado la librería que preside el rincón de lectura del salón. La cocina, con suelo black & white de Azulejos Peña, y los oscuros armarios, continúa este mismo ritmo. En el mobiliario y los textiles, en cambio, el rojo es el que pone el contraste. La decoradora ha seleccionado, además, una atractiva mezcla de piezas vintage y funcionales que componen una atmósfera acogedora y sugerente. Habrá más proyectos juntos. Seguro.

Ideas de la interiorista
María de la Osa mariadelaosa.com
Redistribución. El hall se varió para hacer una hornacina que albergara una talla antigua y crear, además, un nuevo armario. Las puertas que daban al salón se eliminaron y los dos espacios se comunican ahora a través de un gran vano con embocadura. En el baño principal se quitó la bañera para dar un armario más al dormitorio y ampliar la ducha.
Nueva iluminación. Se ha cambiado el sistema eléctrico de la vivienda para que las luces estuvieran conmutadas y dotadas de dimmers que permiten variar la intensidad.



Ver más articulos