desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un bello pied a terre

El estudio de Adriana Luengo firma este apartamento, segunda residencia de una pareja que vive fuera de Madrid, pero pasa aquí largas temporadas. Ingenio, dinamismo y chispa son los ingredientes de un cóctel sorprendente e inesperado.

Realización: Beatriz Aparicio. Texto: Miriam Alcaire. Fotos: Patricia Gallego 02/01/2018
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Los dueños de esta vivienda, un matrimonio de español e italiana, deseaban un confortable refugio –en el sentido literal del término– para usar como residencia temporal durante sus frecuentes estancias en Madrid y encontraron esta casa ubicada en un edificio de los años 40 en el barrio de Chamberí. Solo era necesario modernizar sus instalaciones y crear una estética de apartamento neoyorquino chic y divertido, según las directrices que los propietarios dieron a Adriana Luengo. Esta interiorista realiza proyectos integrales tanto de redistribución e integración de espacios como de selección de muebles, complementos y, sobre todo, textiles, ya que es también el alma de la tienda Detela, que cuenta con una extensa oferta de marcas nacionales e internacionales.

De aquí proceden tapicerías, cortinas y papeles pintados, que, junto con el heterogéneo mobiliario, aportan al piso un eclecticismo muy especial: «No podía ser de otra forma, pues la propietaria –una mujer muy carismática– tiene muchos focos de interés y se enamoraba constantemente de nuevos looks que quería incorporar al proyecto», nos cuenta Adriana Luengo. Finalmente se llegó al consenso y el apartamento se optimizó al máximo con ideas sorprendentes y poco convencionales. Juega un rol fundamental el papel pintado de la firma Casamance dando vida y personalizando estancias de reducidas dimensiones, o revalorizando determinadas paredes.

El repertorio estilístico es múltiple y en él coexisten muchos de los actuales trending topics decorativos: piezas vintage, esculturas de animales en cerámica y metal, terciopelos, alfombras de cebra, objetos dorados y espejos sol. Los suelos de tarima, de la marca Surco, y la pintura en gris claro y azulado ponen un fondo tranquilo a un ritmo decorativo, movido pero sin disonancias, que genera un resultado... ¡molto vivace!

IDEAS DE LA INTERIORISTA: Adriana Luengo (www.detela.es)

- Textiles bien seleccionados. Terciopelos y linos enriquecen las zonas comunes y las privadas. En las ventanas, cortinas y estores, livianos pero con gran presencia, permiten el paso de la luz.

- Intencionalidad del papel pintado. En el salón o en el baño, es la nota que destaca determinadas zonas y las llena de interés.

- Lámparas con gancho. El magnífico modelo vegetal de la cocina, el diseño de globos del comedor, la emblemática Arco... Son piezas únicas y seña de identidad de los ambientes.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos