desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Un ático centenario... pero muy moderno

Este ático dúplex barcelonés es un ejemplo de cómo una buena reforma es capaz de dar un giro de modernidad a una casa centenaria. La clave está en la combinación de colores y materiales, y en la abierta conexión de los espacios.

Nuevo Estilo 10/11/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Hay casas que tienen un halo, están envueltas en una atmósfera de efecto balsámico que atrapa nada más entrar. Es la grata sensación que se percibe en este ático dúplex transformado de forma integral gracias a la estrecha colaboración entre la interiorista Reyes Ventós, del estudio Escenas Barcelona, y el arquitecto Augusto Le Monnier.

Se encuentra en una edificación centenaria –a las afueras de Barcelona– de tres plantas que antiguamente habitó una única familia, dedicada al negocio textil. Los actuales inquilinos de los dos pisos superiores les han dado nuevos usos y vieron tan claramente el potencial del frondoso jardín que la rodea, que éste ha marcado las pautas de la rehabilitación.

Le Monnier proyectó la renovación de los saneamientos y las instalaciones, además de la sustitución de la cubierta, siempre bajo la atenta mirada de Reyes Ventós, presente en todo el proceso de remodelación. De hecho, juntos acordaron conservar la secuencia de arquerías, tan característica de la fachada principal, que, sin duda, define la personalidad de la casa. «Estos huecos eran ventanas. Se abrieron hasta el suelo y las hojas de cuarterones se sustituyeron por lunas de cristal lisas para recibir gran cantidad de luz natural», comenta Reyes. La decoradora renovó el concepto a la vivienda, «que recuerda un poco a los lofts neoyorquinos y tiene algún guiño japonés, porque los propietarios vivieron en el país nipón». En cuanto a la distribución, se ha modificado totalmente para ganar amplitud y se organiza en dos plantas.

En la baja, la escalera central separa el cuarto infantil de las zonas comunes, es decir, vestíbulo, salón, comedor y cocina, ambientes intercomunicados que se suceden armónicamente. Es una alusión al concepto de loft, que se refuerza por la altura de techos y la presencia de vigas a la vista. Arriba, el dormitorio principal, con zonas para el relax y el trabajo, se asoma al jardín. El suelo de roble encerado, paredes que juegan al blanco y al gris, y la austeridad del mobiliario elevan el espíritu y nos invitan al sosiego.

IDEAS DE LA DECORADORA: Reyes Ventós (Tel.: 676 988 475)
- Luz natural hasta la puesta de sol. Ventanales, lucernarios y cristaleras favorecen la entrada de claridad en todos los rincones de la casa. De hecho, los arcos originales de la fachada se abrieron hasta el suelo con el fin de ganar luminosidad.
- Muebles sencillos y básicos. ¿La intención? Huir de la ostentación y el recargamiento. El resultado: espacios despejados y cómodos equipados con los muebles esencialmente necesarios, quizá influencia de los años que los dueños pasaron en Japón.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos