desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Un ático del siglo XIX que vuelve a la vida

Tras una ardua labor de restauración, esta vivienda ha recuperado el esplendor que tenía cuando se construyó hace 110 años. La historia continúa.

Fran Muñoz IG: franyerga 05/12/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



"Había un sentimiento de postguerra en todos los rincones. Un espacio desdichado, con mucho encanto, pero casi indiferente a sus casi 110 años de historia”. Así describe el interiorista Abel Pérez Gabucio, del estudio Àbag, lo que sintió la primera vez que cruzó el umbral de la puerta de este piso de 220 metros cuadrados construido a finales del siglo XIX en pleno paseo de Gracia de Barcelona. "El propietario, un famoso empresario australiano, ya poseía un pequeño apartamento en Barcelona y ahora quería un lugar cómodo y amplio donde poder recibir invitados. Un pied-à-terre con las comodidades de una vivienda habitual", continúa.

Para rendir homenaje a su larga historia, el interiorista recuperó todas las molduras y rosetones que fueron posibles. Aquellos irrecuperables, al igual que los suelos, se sustituyeron con volúmenes contemporáneos que se inspiran en los originales de estilo Art Déco y dialogan con ellos. Como el propietario quería que, ante todo, fuera funcional, los espacios se abrieron, creando un único ambiente para el salón-comedor y la cocina y convirtiendo el pasillo anterior, estrecho y del que partían muchas estancias, en un amplio recibidor.Como frontera entre la zona de día y la de noche encontramos un escalón negro. Tras pasarlo, llegamos a los dos dormitorios donde nos recibe una cálida moqueta de lana que le da un toque inglés. Los baños, el lugar más contemporáneo de la casa, se aprecian líneas puras y mármol, mucho mármol, seleccionando pieza a pieza para dar continuidad a las vetas. 

El arte también ocupa un lugar preferente en el proyecto, sobre todo las obras del artista  John Olsen, "mi descubrimiento en este proyecto. Me encanta. El propietario y yo escogimos juntos cada pieza para cada estancia", explica Abel. En sus propias palabras, “el resultado es un ambiente luminoso, cálido y atemporal, un lugar acogedor y práctico donde pasar unas semanas de visita en la Ciudad Condal (que cada vez son más a menudo)... ¿Por qué será?”.

www.abelperezgabucio.com



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos