desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

Un adosado de cuento en medio de la ciudad

Este adosado, en Madrid, nos ha parecido una joya única, con un patio ajardinado de lo más british y una escenografía interior que atesora alma y derrocha vitalidad y elegancia trufada de charme francés... ¿Se puede pedir más?

Gema Marcos 06/05/2015
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Podría parecer a simple vista una preciosa casita de campo en alguna rincón rural europeo, pero resulta que es un adosado urbano de 1930 -igualmente precioso– y se localiza en Madrid, rodeado de un encantador jardín al más puro estilo british: «Es lo que más me gustaba de la casa, que me permite desayunar y almorzar fuera aprovechando el buen clima que solemos tener aquí, como si estuvieramos en pleno campo», nos cuenta Laura Loiseau, su propietaria. Ella, de origen francés, es, junto con Guillemette Sanz, fundadora de Nota Bene, una agencia de comunicación con veinte años de experiencia en marcas y compañías lifestyle: «Supongo que mis viajes y los encuentros con mis clientes de trabajo me han ayudado a despertar mi gusto por las cosas bonitas y la decoración personal. Tengo además curiosidad natural y me encanta traer objetos de mis viajes». Por eso, su casa de Madrid es una mezcla de experiencias, donde se dan cita piezas y arte muy bien escogidos.

Antes de decorarlo, Laura realizó algunas pequeñas reformas con el fin de mejorar la distribución y adaptarla para su familia. Bajó algo los techos con el fin de ganar altura en la buhardilla y ubicar allí el dormitorio principal. Desplazó tabiques para aumentar el tamaño de las habitaciones en la primera planta y cambió suelos y pinturas de las paredes. Además, abrió varios huecos en la fachada para instalar puertas acristaladas que conectaran el jardín con la entrada y el salón-comedor. Después, llegó la hora de montar los ambientes. Poco a poco, localizando con paciencia muebles de aquí y allá, todos con mucho que aportar estéticamente para llenar de alma la casa. El resultado es un estilo contemporáneo, relajante y funcional que hace guiños al acogedor clásico francés y «creo que también me influyó la campiña inglesa, de donde es mi abuela,  sobre todo en el jardín», nos desvela Laura. Un escenario de cuento.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos