desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona

Un piso clásico en Barcelona

Este piso de Barcelona es la viva muestra de cómo la decoración obra milagros. El estudio Dalla Polvere transformó la imagen de los espacios sin necesidad de grandes obras, jugando con la pintura, los textiles y unas acertadas piezas de mobiliario.

Nuevo Estilo 23/09/2020
Imprimir
Pantalla completa



Cambiar y seguir. Esta fue la decisión de los propietarios de este piso barcelonés, tras dos felices décadas habitando entre sus paredes. Y eso que el comprensible cansancio les arrastró a pensar en un cambio de casa o en realizar una ardua reforma. Pero entonces contactaron con las decoradoras Mónica Colominas y Patricia Casarini, del estudio de interiorismo Dalla Polvere, para que les asesoraran: «Nosotras consideramos que la vivienda tenía excelentes posibilidades, con acabados de calidad, incluso sin necesidad de una obra. Por eso les planteamos un lavado de cara que transformara los ambientes y elevara el confort».

Y para avalar su argumento estaban las decorativas molduras en los techos y paredes de toda la casa, y la antigua tarima del suelo. Así que se marcaron como objetivo jugar con la pintura y las texturas, potenciando un clima relajante. Para ello, unificaron el color de las estancias –en un blanco roto– y realizaron cortinas de lino grueso, en el mismo tono, para combinar con estores. Los sofás se revistieron también con linos neutros y se eligieron alfombras oscuras que crean notas de contraste.
Faltaban, después, los cambios en la decoración. Y es en este apartado donde los muebles ya existentes jugaron una gran baza: «Muchos tenían una enorme carga estética, otros escondían una bonita historia... En definitiva, todo el mobiliario revelaba la personalidad de los dueños», recuerda Mónica Colominas. Por eso se buscó para cada pieza un nuevo emplazamiento, cambiando en algunos casos su función. Y como certera dosis de frescura, se añadieron elementos –muchos del showroom de las interioristas–, que aúnan toques fashion con un aire industrial. Fue el broche de oro de trabajo ágil y muy, muy efectivo.

IDEAS DEL PROYECTO: DALLA POLVERE (www.dallapolvere.com)
Luces dirigibles. Los focos que van empotrados en el techo, así como alguna lámpara de corte vintage, son propuestas que rejuvenecen las noches en el salón de la vivienda.
Detalles de época. Añaden una dosis de elegancia. A destacar: los torcheros de iglesia sobre la mesa de comedor, las copas de alabastro o las telas antiguas de los cojines del salón.



Tags: Barcelona y renovar.
Ver más articulos