desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca

Un refugio rural mallorquín

Un sencillo jardín con frutales y unos interiores amplios, frescos y cómodos, son una cura desestresante bajo la luz mediterránea. Este refugio mallorquín está planificado, punto por punto, para el disfrute.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Aunque, en verdad, la casa prometía, esta construcción rural mallorquina acusaba el irrefutable paso del tiempo. La planta baja tenía problemas de humedad, las cubiertas necesitaban una buena puesta a punto... Pero los nuevos propietarios, Wieteke Hageman y Juan Carlos Pujadas, supieron leer entre líneas y entender todo el encanto que albergaban aquellos gruesos muros de piedra. Ambos, ayudados por el maestro de obra Ciprian Bulai, emprendieron una reforma que consiguió una vivienda luminosa, de espacios amplios y ambientes ultraconfortables.
Tras superar el hándicap de la humedad –rebajando el solado, rellenándolo posteriormente con materiales aislantes, además de incluir suelo radiante–, las obras se centraron en eliminar tabiques interiores para ampliar los espacios y abrir diferentes puertas y ventanas que conectaran con la luz y el jardín. En este transcurso, se decidió mantener, en la medida de lo posible, los elementos que evidenciaban el pasado y la esencia de la edificación, como las vigas de madera o los muros de piedra: cada habitación tiene una pared vista, recuerdo permanente del origen de la casa.
Y tras conseguir ese feliz encuentro entre pasado y presente, la propietaria, la holandesa Wieteke Hageman, decoró los ambientes buscando siempre un resultado fresco y natural. El objetivo era articular una casa cómoda, ideal para el descanso, pues Casa Sa Doctora –que así se llama esta finca– se ofrece como vivienda para alquiler vacacional. Una ocasión para compartir y disfrutar en cada momento del mimo por los detalles, como las piezas diseñadas y realizadas a medida, las impresionantes lámparas y la mezcla de tradición y modernidad.    
IDEAS DEL PROYECTO
Lámparas king size. Los imponentes focos, de la firma holandesa Eichholtz, o la luminaria a medida que alumbra el comedor componen una iluminación espectacular que otorga un impronta de fuerte personalidad.
Los mejores materiales. Se puso un énfasis especial en los pavimentos, buscando calidad y resistencia: parqué con tratamiento antihumedad, microcemento para los baños y piedra mallorquina para los exteriores.
Una mirada al exterior. El jardín es uno de los principales atractivos, con un planteamiento sencillo en el que los árboles frutales dan paso a una pradera donde se ubica la piscina. Para más confort, el agua está climatizada.    



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos