desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una reforma top

Se miden a cientos en el proyecto de reforma, en los materiales upper class seleccionados, en el moderno clasicismo de la decoración y en los sutiles detalles acuñados por la interiorista Luisa Olazábal en este piso madrileño.

Nuevo Estilo 07/12/2016
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La primera reforma que sufrió esta casa situada en una céntrica calle de Madrid, no cumplió los objetivos y expectativas de su propietaria. Por eso, ésta recurrió a la interiorista Luisa Olazábal, quien presentó un ambicioso proyecto encaminado a obtener espacios amplios y diáfanos, ganar luz natural en la zona más interior de la vivienda y conseguir un cuarto de juegos para los niños. La acogida fue entusiasta, sobre todo cuando desveló los detalles de su propuesta, en la que priman los materiales de calidad, la armonía de los textiles en la gama de los grises salpicados con vistosos y medidos toques de color, y la combinación de mobiliario clásico contemporáneo con piezas de anticuario y muebles diseñados a medida.

La magnífica caja de la casa se respetó al máximo: la imponente altura de los techos y sus molduras, las carpinterías, en especial la de los balcones de palillería, que se restauraron con primor, o también la chimenea de la cocina... Pero además, en sintonía con el espacio señorial, la decoradora incluyó en los ambientes infinidad de detalles de gran nobleza que los enriquecen, como las puertas de hierro y cristal diseñadas por ella, las paredes con soberbios acabados de estuco o los suelos de madera envejecida.

Cálidos, cómodos, elegantes y sofisticados. Así concibió la decoradora los dormitorios, con la pared entelada en terciopelo oscuro en el caso del principal, donde la forma del cabecero recuerda a los antiguos sillones de orejas, o animadas con pintura decorativa como ocurre en el cuarto de estar infantil. Las ventanas, muy vestidas con ricas telas de lino o terciopelo, sin embargo llevan finos estores blancos que permiten vislumbrar el exterior y disfrutar de los hermosos ventanales de palillería. El resultado es una casa mimada hasta el último detalle que derrocha naturalidad y estilo. La decoración se acompaña de una sobria e intensa gama cromática de cobres, dorados y marrones que crean una atmósfera de sofisticación y guiños teatrales, potenciada además con la elección del mobiliario y las piezas decorativas. La gran mayoría son elementos que ha ideado el propio estudio con unas marcadas líneas rectas, que se alternan con clásicos del diseño, antigüedades y obras de arte. Todo un ejercicio de elegancia y sorpresa.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: LUISA OLAZÁBAL (Tel.: 913 575 713)
- Suelos de madera maciza. Se trata de una tarima checa envejecida de lamas anchas que se colocó en espiga incluso en la cocina y los baños. Sólo se varió esta disposición en el recibidor, solado con grandes cruces de marquetería.
- Un salón de altura. El sistema de climatización, que suele ocultarse tras un falso techo de Pladur, en el caso del salón se camufló en un armario –realizado ex profeso– del recibidor anexo. Así se mantuvo la altura espléndida de los techos.



Tags: Madrid, Piso y reforma.

Comentarios

Publicidad


Ver más articulos