desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una casa reformada... de cara al futuro

La larga vida de este piso madrileño ha dado un rotundo vuelco. El estudio de arquitectos Lucas y Hernández-Gil lo ha modernizado estableciendo un interesante diálogo con el espacio original. Los materiales y una distribución más abierta son sus claves.

Ana Isabel Hernández 29/01/2016
Imprimir
Pantalla completa



En todos sus trabajos, los socios del estudio de arquitectura Lucas y Hernández-Gil buscan establecer un punto de vista diferente, una mezcla de curiosidad, intuición y oficio que les lleva a aprovechar las posibilidades que ofrece cada proyecto para llegar a la solución más directa y natural. Un modus operandi que ha hecho posible esta moderna vivienda, fresca y acogedora, transformando un piso del Ensanche madrileño del siglo XIX, una construcción típica del Plan Castro situada frente al parque del Retiro.

Después de muchos años sin ninguna intervención, la casa se encontraba en muy mal estado y con una compartimentación obsoleta. La principal actuación consistió, por tanto, en crear una nueva distribución donde los ambientes se concatenan de forma abierta en espacios diáfanos y luminosos. Así, salón, comedor y despacho comparten todo un frente que se abre al parque a través de cuatro balcones y que se comunica con la cocina por grandes vanos.

Al mismo tiempo, se hizo un esfuerzo por restaurar y conservar elementos originales como la chimenea, a la que se ha dado un papel protagonista, y las ventanas y contraventanas, incluidos los herrajes. Igualmente, se evocó la arquitectura decimonónica de la construcción a través de los materiales, con un empleo de la madera –en todos los suelos– y la piedra –revistiendo por entero los baños y parte del pavimento de la cocina– que enlaza con la paleta primigenia de la casa.

Un proyecto de estas características necesitaba un mobiliario ad hoc. La selección ha jugado con diseños contemporáneos prácticos y cómodos, que conviven en una perfecta simbiosis con piezas únicas de anticuario para conseguir un resultado fresco, vivaz, equilibrado y muy armónico a la vez.

IDEAS DE LOS ARQUITECTOS: Lucas y Hernández-Gil (www.lucasyhernandezgil.com)
- La luz, esencial. Se ha buscado una atmósfera muy cálida mediante dos tipos de iluminación: una indirecta a través de foseados y la otra puntual para subrayar los diferentes ambientes con lámparas suspendidas en el comedor, apliques de pared en pasillo y dormitorios, y lámparas de suelo en la zona de estar. Todas las luminarias se han adquirido en Años Luz.
- Una suave paleta cromática. Paredes y techos lucen en blanco roto, un neutro telón de fondo con el que entona el roble natural de los suelos, material que también se ha usado para panelar los cabeceros de los dormitorios. 



Ver más articulos