desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una reforma respetuosa y elegante

En una mezcla chispeante de notas británicas y tradición arquitectónica madrileña, este piso del siglo XIX reúne todo lo bueno de dos estilos bien avenidos. Su singular frescura lleva la firma del estudio de arquitectura La Traviesa de Conde Duque.

Nuevo Estilo 20/04/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La devoción por la gastronomía fue el factor determinante en la distribución de este piso madrileño, situado en un edificio histórico del emblemático barrio de Chamberí. Los propietarios, dedicados a la hostelería, querían que todos los espacios giraran alrededor de la cocina. Y es precisamente la especial ubicación que las autoras de la reforma, las arquitectas Ana Cabellos y Elisa Fernández, dieron a esta estancia lo que eleva la singularidad de la vivienda. Así, la cocina, convertida en eje vertebrador sin ser un ámbito abierto por completo, conecta física y visualmente mediante huecos y ventanas con todos los espacios comunes. «Se puede estar entre fogones y participar de lo que ocurre en el resto de la casa», explican estas jóvenes profesionales que también se ocuparon del interiorismo.

El proyecto plasma el rico universo estético de las componentes del estudio La Traviesa de Conde Duque, un guiño a la calle donde se halla, Travesía de Conde Duque, en la que triunfan también con Arquibar, un precioso café que reproduce los salones del Madrid de los años 20 y 30.
Los primeros pasos en la reforma de la vivienda –tarea ejecutada por la empresa Simetrika Rehabilitación Integral– fueron la eliminación de las compartimentaciones existentes y la recuperación de elementos estructurales originales, como los muros de entramado de madera y ladrillo macizo, que se dejaron al desnudo. Su aspecto rotundo se ve realzado con el toque industrial de las canalizaciones eléctricas a la vista y una cuidada iluminación cenital a base de candilejas ocultas. El criterio decorativo –sosegado y lleno de detalles– combina piezas antiguas y contemporáneas en una mezcla potente calificada, con mucha chispa, por las arquitectas como «redefinición del estilo castizo», salpicado de referencias a las casas de campo inglesas en homenaje al origen del propietario.

IDEAS DEL PROYECTO: LA TRAVIESA DE CONDE DUQUE (Tel.: 915 598 148. latraviesadecondeduque.blogspot.com.es)
- Actualizar elementos antiguos. Es uno de los aciertos de la estética rústico-chic. En las paredes, el ladrillo visto se cubrió con una lechada de pintura casi blanca que deja entrever su coloración y textura. Al techo se le dio volumen con una cornisa de escayola que enmarca las viguetas de madera.
- Iluminación ambiental. Para lograr atmósferas cálidas, se instalaron candilejas ocultas en el encuentro de muros y techos. Además, muchas de las lámparas de pie están conectadas directamente a los interruptores de la vivienda para facilitar su encendido.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos