desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso por el que... ¡No pasan los años!

Qué piropo tan idóneo para este piso madrileño después de la cirugía formidable a la que le ha sometido el estudio de Ignacio García de Vinuesa. Las claves: mantener los rasgos más bellos de su arquitectura y vestirla con mucho arte.

Nuevo Estilo 15/02/2018
Imprimir
Pantalla completa



Cuando las facciones de una vivienda antigua son de una belleza perenne, debemos saber mantenerlas, saber resaltarlas. No importa que la estructura requiera una reorganización o que los espacios pidan a gritos un nuevo maquillaje. Se puede reformar y redecorar conservando las bases. Y esta premisa es precisamente la que acataron el arquitecto Ignacio García de Vinuesa y una de las interioristas que integran su equipo, Elisa Rodríguez, a la hora de realizar el proyecto de rehabilitación.

«Conservamos las formidables alturas, las cornisas y rosetones de escayola, las molduras de madera que decoran las paredes y la carpintería que se encontraba en buen estado. Muchas de las puertas de paso, por ejemplo, fueron reubicadas para aprovecharlas», nos explica la interiorista. Y a pesar de esto, se transformó por completo la distribución, que resultaba anticuada y poco funcional. Así, se trasladó el área pública –salón, comedor y cocina– a la fachada principal de la vivienda y los dormitorios, en total cuatro, con tres cuartos de baño, a la zona posterior.

Además de una vivienda preparada para recibir muchas visitas con luminosos espacios sociales, los dueños buscaban para su casa una estética sofisticada y rebosante de calidez. Así, las habitaciones se tapizaron con sedas salvajes, el parqué antiguo de pino se tiñó de color chocolate y algunas estructuras y muebles se concibieron con lacas brillantes para subir los grados y la elegancia. Claro que la guinda del espectáculo viene dada por la colección de arte: cuadros de grandes dimensiones y colores explosivos plantean un fuerte contraste con la ornamentación de las señoriales paredes. Un elegante juego que dobla el interés y la riqueza visual.

IDEAS DEL PROYECTO: IGNACIO G. DE VINUESA Y ELISA RODRÍGUEZ (Tel.: 915 756 928)

- Mantener la esencia. Y aprovechar toda la riqueza ornamental existente.Se respetaron alturas y molduras, así como las fantásticas puertas, que se fueron reubicando según la nueva distribución.

- Serena elegancia. Prevalece una paleta cromática muy homogénea, con tonos arena, piedra y humo en elementos decorativos que se mimetizan con las carpinterías y paramentos.

- Dame más calor. Además de teñir el parqué de pino melis, la temperatura sube gracias a otros recursos, como las alfombras de pelo, las paredes enteladas en los dormitorios y la iluminación indirecta.



Ver más articulos