desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso antiguo decorado muy chic

Si no fuera por su altura de techos o por algún antiguo radiador del que presume todavía, nadie pensaría que este piso madrileño es centenario. Y es que su nuevo fondo ultralimpio y una decoración chic urbana le han quitado muchos, muchos años.

Nuevo Estilo 31/10/2017
Imprimir
Pantalla completa



El previo no podía ser mejor: un portal de aires señoriales de principios del siglo XX en el centro de Madrid, con dos escalinatas curvas de mármol y un paso de carruajes central. Como de cuento. En la última planta, este piso de 140 m2 –que posee ese halo especial y enriquecedor que sólo aportan las casas bien reformadas– fue en su origen la zona de servicio de la vivienda contigua. «Después se convirtió en una oficina, por lo que resultó necesario reorganizar del todo el espacio para hacerla vivible», recuerda la dueña.

La experiencia de decorar diferentes casas a lo largo de su vida le había ayudado a madurar su ideal: estancias serenas y el lujo de los espacios desahogados y diáfanos, con mucho equilibrio. «Pero en este piso –continúa la propietaria– resultaba complicada la reforma. Por eso estudie con un arquitecto las posibilidades que me podía ofrecer antes de adquirirlo».

La planta integraba numerosas estancias de tamaño muy reducido, con el agravante de un pasillo largo y demasiado ancho con el que se desaprovechada parte de la superficie. Además contaba con bastantes muros de carga, intocables, lo que dificultaba una redistribución integral. Aún así, fue posible realizar un planteamiento espacial más diáfano. Se eliminaron tabiques, se abrieron grandes vanos para crear continuidad entre los ambientes comunes y se integró una parte de la amplia zona de paso en la cocina.

Otro de los factores que dieron un giro a la imagen de la casa fue la tarima de pino melis tratado y el blanco de las paredes alisadas, rematadas con rodapiés de gran altura en DM pintado. Un marco muy sobrio que dista mucho de su aspecto inicial. «Existían, por ejemplo, ricas molduras, pero fue imposible restaurarlas por su lamentable estado», cuenta la dueña que, en cambio, conservó los antiguos radiadores de hierro fundido. Después optó por muebles de línea contemporánea, en su mayoría, que dejan respirar los ambientes y donde la claridad natural fluye sin ninguna cortapisa.

IDEAS DEL PROYECTO
- Lograr un escenario impecable. El objetivo consistía en crear un fondo equilibrado y continuo, carente de elementos divisores innecesarios o decorativos. La luz y los vacíos son los lujos del decorado. Así que las paredes blancas se muestran desnudas y los nuevos vanos dejan respirar la casa de punta a punta.
- Elementos camuflados. Los armarios que recorren la casa, como en la cocina o el pasillo, e incluso las puertas de paso a los dormitorios, carecen de marcos y casi rozan el techo. Unos y otras, al permanecer cerrados, parecen formar parte de los mismos tabiques, con lo que se gana en ligereza.



Ver más articulos