desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Derroche de creatividad y diversión en la reforma de este piso

Personalidad con su tributo a la luz, el color y los fifties. El estudio Adina & Tapia ha llenado este piso de buenas vibraciones.

Míriam Alcaire Fotos: Pablo Sarabia 22/01/2019
Imprimir
Pantalla completa



Un lenguaje estético muy actual: esta casa habla de color, de flexibilidad, de espacios abiertos y cálidos.«Los propietarios no querían rigidez ni exceso decorativo, pero al mismo tiempo tenían muy claro lo que les gustaba, perseguían un hogar bello», así resume Mónica Andina los puntos cardinales que guiaron la reforma realizada por el estudio de arquitectura e interiorismo del que es socia junto a Fernando Tapia.

Después de una búsqueda laboriosa, los dueños eligieron este piso en un selecto barrio de Madrid para vivir en él con sus hijos. La ubicación y la luz eran fantásticas, pero la vivienda requería una actuación integral que incluía una nueva distribución e instalaciones más adecuadas al día a día familiar. La clave del proyecto ha sido la creación de espacios comunes diáfanos, muy dinámicos y singulares gracias a una paleta cromática que ama la mezcla y apuesta por el optimismo. Azules, amarillos y rosas pintan sin complejos las zonas públicas y añaden un divertido guiño naíf a los ambientes. Los textiles, tanto las tapicerías como los cojines y alfombras que visten las distintas estancias, reafirman esa sensación de movimiento y combinan flores, rombos, grecas, topos... En las habitaciones privadas, en cambio, se prefirió una gama de tonalidades más neutra y tranquila, pero sin dejar atrás en ningún caso el uso del color.

En cuanto a los revestimientos, la base es bien sencilla. El panelado de madera que cubre algunas de las paredes y la tarima de tablas de roble en toda la casa conforman una "cáscara" natural que arropa la caja y la llena de calidez. Mientras, en los baños, el aspecto funcional se ha unido a la nobleza del mármol de Carrara para las encimeras y los pavimentos. Por último, en la cocina se instaló un original solado geométrico de clara inspiración vintage, que pone el contrapunto a un equipamiento blanco muy sobrio.

El gusto por la estética retro queda reflejado también en los muebles, piezas de tonos llamativos y formas redondeadas solo rotas por las grandes plantas que decoran cualquier rincón y, en algunos casos, alcanzan el techo. Esculturales cactus se exhiben a modo de artísticos monolitos, plataneras en abanico crean decorados de cine... Y todos los espacios se realzan con lámparas bajas, luces indirectas y focos perimetrales, instalados por Años Luz. El resultado es una decoración de atmósferas vigorosas, frescas y llenas de vida. Tal y como sus dueños deseaban.

IDEAS DEL PROYECTO: Andina & Tapia  www.andinaytapia.com

Amor por los 50. La mezcla prevalece en la decoración, pero hay una preferencia por el mobiliario de los años 50-60, por el diseño danés y las piezas de fibra vegetal.

Arte como sorpresa. Pintura y escultura contemporáneas crean potentes focos de atención; su brillante ubicación redobla el impacto estilístico.  

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos. 



Ver más articulos