desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Lovely New York

El renovado interior de esta casa madrileña, obra de Isabel López-Quesada, hace de la sofisticación su bandera. Recuerda el ambiente de la Gran Manzana y mezcla de forma impecable antigüedades, arte y modernas piezas. ¡Soberbio resultado!

Miriam Alcaire 09/06/2016
Imprimir
Pantalla completa



Sensibilidad exquisita destila cada rincón de esta casa. Elegancia y glamour, bien aderezados con toques frescos, de una acertada ligereza, que la decoradora Isabel López-Quesada ha imprimido a la estancias. Su particular forma de entender el espacio y la buena sintonía que estableció con los propietarios fueron suficiente garantía para convertir un piso grande, pero bastante anodino, en una vivienda luminosa, con nueva piel y renovado espíritu. Así, la antigua y obsoleta distribución responde ahora a las necesidades de una familia numerosa y a su modus vivendi con amplias estancias para compartir el día a día.

Los interiores sorprenden desde la entrada con un magnífico recibidor, antesala de su impactante contenido: muebles y antigüedades de los siglos XVIII al XX, obras de arte, ricas tapicerías... Esta selecta puesta en escena se ha conjugado magistralmente con un estilo moderno, vivaz, nada recargado. La decoración posee un acento cosmopolita, muy neoyorquino, influencia y evocación del origen de la propietaria. El gusto por los revestimientos ornamentales aporta carácter anglosajón a estancias como la cocina o el dormitorio principal. También destaca la elección de los textiles, que combinan distintas texturas, motivos y tonalidades con osadía y equilibrio a partes iguales para recrear espacios muy, muy personales, en los que glamour y confort van de la mano.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: Isabel López-Quesada (www.isabellopezquesada.com)
- Azul y gris. En exclusiva, combinados entre sí o con otros colores, este binomio cromático es el eje de la decoración y aporta un fondo sereno y discreto para poner en valor arte y mobiliario.
- Piezas mid-century modern. La alfombra del salón, con su gran estampado geométrico, o las piezas de bronce y latón son buenos ejemplos de un look neoyorquino muy seductor.



Ver más articulos