desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Londres

Un piso victoriano en Notting Hill

Una fachada victoriana da paso a interiores de elegancia acogedora y tranquila. La decoradora Katrina Phillips ha plasmado en la reforma de esta casa londinense toda una filosofía de vida y su amor incondicional por la belleza.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Decir Notting Hill es como nombrar el Big Ben o Buckingham Palace. Este barrio lujoso y cosmopolita, cuyas magníficas casas de colores se han convertido en un icono mil veces repetido en series de televisión y en películas, es parte importante de la esencia londinense, del Londres victoriano y del bohemio de los artistas. Esta fue una de las razones por las que el propietario de esta espectacular vivienda –un productor de cine– la eligió para compartirla con su mujer y su hija, y recibir a sus numerosas visitas. La interiorista Katrina Phillips fue la encargada de habilitarla como residencia. También ha realizado la decoración, en equipo con su asistente Georgiana Huddart y en comunicación continua con los dueños de la casa. El profundo respeto a la herencia arquitectónica, a la historia y estética de la construcción guió todo el proyecto, pero la distribución, ambientación y tratamiento de los espacios parten de un concepto contemporáneo. Se optó por el uso de la última tecnología al servicio de la comodidad y la seguridad, y por un estilo deliciosamente atemporal.

Además, se llevó a cabo una interesante labor de investigación en cada uno de los pasos a dar: elección de colores, tejidos, mobiliario, objetos ornamentales... Nada se ha dejado al azar. Por ejemplo, para decidir la paleta cromática –piedra, márfil, dorado envejecido, rojo óxido, ocre– se contó con el asesoramiento de un experto en pintura histórica. Este detalle ilustra la concepción de Katrina Phillips del interiorismo como arte y filosofía de vida, aspectos que refleja en el tratamiento que le da a la luz y a los colores, inspirados en los usados por el pintor italiano Caravaggio y también en la obra del maestro de la decoración moderna, el belga Axel Vervoordt, del que se declara ferviente admiradora. Vervoordt es el máximo exponente de la doctrina wabi sabi, una tendencia estética japonesa que apuesta por la simplicidad y pureza en el diseño, y que destaca la armonía de los objetos y su conexión con la naturaleza. La interiorista lo resume a la perfección: «Las cosas que nos rodean han de mejorar nuestra vida, traer alegría, hacer que nos sintamos bien. Por eso, cada mueble u objeto debe ser algo amado. Si no se encuentra a la primera, hay que esperar a hallarlo, no se trata de hacer decoración en serie». Una búsqueda de la autenticidad y la belleza que ha plasmado en esta casa londinense.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: KATRINA PHILLIPS (www.katrinaphillipsinteriors.com)
Unión con lo natural. La armonía y la paz que devuelve la naturaleza es una importante fuente de inspiración en la estética de esta casa, salpicada de objetos relacionados íntimamente con ella: colores tierra y luminosos neutros, piedras semipreciosas, fósiles, referencias al mar...
Altas calidades. Se ha priorizado este factor que ayuda a poner en valor el contenido, desde los materiales a las piezas de mobiliario con acabados luxury, las cortinas –de impecable confección– y los tejidos de ricas texturas. Todo se ha cuidado con un exquisito esmero.



Ver más articulos