desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso de principios del XX con alma

Este piso madrileño con más de cien años –seguro que llenos de historias increíbles– ha dado con el cambio que necesitaba gracias a una reforma que valora su esencia clásica y, a la vez, ha creado espacios fluidos para una decoración vibrante y desenfadada. La firma Vade Studio.

Gema Marcos 22/12/2016
Imprimir
Pantalla completa



Compleja reforma proyectada –con cambios en la distribución, las estructuras y los revestimientos–, las autoras de este proyecto, Marta Goyanes y Cristina Espejo, de Vade Studio, demostraron con eficacia y sencillez cómo se puede mantener el carisma de una vivienda de 1905. Cuando la visitaron por primera vez era un piso de alquiler para estudiantes muy compartimentado, y sus nuevos dueños querían una casa familiar, con mucha luz y fluidez espacial: «Junto a nuestro constructor, Dr Decoración, conseguimos mantener la elegancia clásica que le da valor conservando los balcones –con nuevos cristales, eso sí, para aislarla del ruido y el frío–, la altura de los techos o algunas puertas. Además, proyectamos una planta más abierta, con zonas comunes que se comunican a través de amplios vanos», nos explican.

También se destaparon los viejos suelos hidráulicos y se dejaron a la vista pilares que sustentan los muros de carga y que reavivan su sabor antiguo. Pero, al mismo tiempo, se añadieron estructuras modernas que rejuvenecen la visión general, como la librería de baldas voladas de roble que flanquea la chimenea. Estos elementos dan carácter a la puesta en escena de la vivienda, actualmente inscrita en Luxury Rentals Madrid.
El mobiliario, por su parte, cumple también la misión de refrescar los espacios. Piezas vintage y diseños singulares –como el sofá de módulos en semicírculo–, junto a las tapicerías contrastadas y la colección de fotografía contemporánea, muestran un mundo apetecible donde refugiarse.

IDEAS DE LOS INTERIORISTAS: Vade Studio (www.vadestudio.com)
- Destapando secretos: azulejos y madera. Dejaron a la vista los pilares que había ocultos en los muros y al levantar el suelo vinílico, descubrieron unas maravillosas baldosas hidráulicas que volvieron a utilizar cambiándolas de lugar: «Había que aprovechar un elemento tan en tendencia y con el encanto de ser una pieza recuperada y original».
- Amplitud de miras. En las zonas comunes, todas contiguas, se han abierto vanos en lugar de instalar puertas de paso. Y en el caso de la cocina, su espacio ha sido delimitado por un tabique de cristal con perfilería y hoja de hierro. Así se consiguieron una mayor sensación de desahogo y profundidad visual.



Ver más articulos