desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso en el centro de la ciudad reformado y decorado con mucho sentido

Vivir, acoger, recibir es el mantra que se repite en este piso del centro de Madrid. Luz natural, espacios diáfanos y muebles clásicos de diseño, las claves para lograrlo.

Realización: Pete Bermejo. Texto: Concha Pizarro. Fotos: Montse Garriga 30/04/2018
Imprimir
Pantalla completa



Irresistible. «Me enamoré de una ruina con vistas espectaculares», asegura la dueña de esta vivienda, quien, con la ayuda de la arquitecta Sara Arroyo y la decoradora francesa Karine Mantoux, ha conseguido un piso cálido y fácil de vivir. «Fue un flechazo. Enseguida visualicé la nueva distribución que quería –la zona de cocina abierta al comedor sería el centro de la casa, con paso al salón– y me imaginé viviendo feliz en ella con mis dos hijos», nos explica.

A la nueva propietaria le encanta recibir: cenas de muchos invitados, veladas íntimas, amigos del colegio de los niños..., así que tener espacio era fundamental. Sara Arroyo modificó totalmente los 180 m2 eliminando habitaciones y abriendo grandes huecos reforzados en los muros de carga para conseguir estancias diáfanas e interconectadas.

La luz natural también tenía mucho que decir: llega a raudales por balcones exteriores y patios, y se potenció que fluyera libremente para unificar los ambientes. La vivienda, ahora abierta, práctica y muy vivible, abraza a sus habitantes. La sensación de acogida se refuerza con el mobiliario elegido, desde piezas rústicas francesas a joyas mid-century escandinavas, norteamericanas e italianas.

La suerte también jugó a favor del proyecto al encontrar tesoros como las puertas de los balcones, procedentes de un derribo, que se dejaron al natural para resaltar la belleza de la madera, o contar con un experto escayolista que fabricó los moldes del diseño geometrizado de camelias que Sara Arroyo ideó ex profeso. Y en este traje confeccionado enteramente a medida y cuidado al máximo sobrevuela en todo momento la presencia de los niños: dos pupitres antiguos franceses para estudiar, peluches que hacen guiños a obras de arte...

IDEAS DEL PROYECTO: SARA ARROYO (arroyoarquitectos.com)

- Pasado feliz. La premisa fue mantener al máximo los elementos originales de esta vivienda de 1910: muros entramados, estructuras de madera, techos altos y carpintería de balcones y ventanas.

- Futuro tech. El agua caliente se consigue con un equipo de aerotermia, una de las energías renovables más limpias que existen, y la calefacción es por suelo radiante, con un menor gasto energético.



Ver más articulos