desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Bilbao, España

Un piso funcional y contemporáneo

El arquitecto Manuel Salinas ha recreado en este piso bilbaíno el aire racionalista del edificio donde está emplazado. Todo un ejemplo de técnica depurada, en un perfecto ejercicio de honestidad estética y formal.

Nuevo Estilo 20/10/2017
Imprimir
Pantalla completa



Cuando Manuel Salinas adquirió este piso, ubicado en la parte vieja de Bilbao, lo hizo atraído por su arquitectura, una muestra del racionalismo de la década de los 40. Emplazado en un edificio cuya construcción fue varias veces interrumpida debido a la coyuntura económica del momento, el arquitecto se marcó como objetivo al proyectar la reforma que el aire funcional y sincero que emanaba traspasase los muros del inmueble y se reflejara también en el interior de la vivienda. «Quería jugar dentro de ese estilo, por lo que acometí adaptaciones que no comprometieran el conjunto», apunta Manuel Salinas. El piso estaba muy bien organizado, y se mantuvo la distribución original con alguna salvedad, como el salón, resultado de la unión de dos habitaciones. Éste concluye en una fachada semicircular, forma que el arquitecto potenció cajeando en el techo una gran circunferencia decorativa.

Otro de los elementos conservados fueron las vidrieras, dispuestas a lo largo de las zonas de paso, son un poderoso elemento arquitectónico que atrapa irresistiblemente la mirada y enlaza las distintas estancias: salón, cocina, comedor, suite principal y dos dormitorios con sus respectivos baños. Todo acompañado de acabados ultraluminosos –una de las señas de identidad del piso– y de un mobiliario ligero, escueto, de corte contemporáneo en su mayoría, que deja el protagonismo al espacio.
IDEAS DEL ARQUITECTO: Manuel Salinas (Tel.: 944 240 210)
- Respetar el estilo. El piso tenía el carácter funcional y sencillo característico de la arquitectura racionalista tardía. A la hora de llevar a cabo la reforma, se buscó ser fiel a ese espíritu. De este modo, se han conservado algunos elementos, como la carpintería de puertas, las ventanas de guillotina o las distintas vidrieras artísticas.
- Unificar el conjunto. Las tonalidades claras –gris plata, en las paredes, y blanco, en suelo y carpinterías– y los acabados lisos y brillantes, como el revestimiento de vinilo del pavimento, son una constante en toda la vivienda. Su presencia colabora en la armonía del conjunto, favoreciendo la claridad y la amplitud visual.



Ver más articulos