desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Un piso ultra chic en Madrid

Un maquillaje de colores empolvados, extra de espejos y guiños a los años 50 unieron su dulzura estética para brindarle a este piso madrileño, proyectado por el interiorista Luis Puerta, un aspecto de romanticismo ultrachic.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Si bien es cierto que el sello de Luis Puerta lo sentimos latente en muchos de los elementos de este piso de Madrid –como pueden ser las paredes de cuarterones de espejo con perfilería en blanco– sorprende, en principio, la sustitución de sus incondicionales tonos neutros por los soft, y muy especialmente el dúo rosa y turquesa: «Es una paleta cromática en sintonía con el estilo de vida de la propietaria, que tenía en la mente una decoración muy femenina. Resultó un experimento novedoso para mí en cuanto a estudio del color pero, sin embargo, el resultado se acerca mucho a la calma elegante que siempre busco en los ambientes», explica el interiorista que, además llevó a cabo una reforma mediante la que destacó sobre todo la zona social y en la que se cuidaron al máximo las calidades de los materiales y las carpinterías.
Las gamas suaves y empolvadas recorren paredes, suelos y tapicerías. Una moqueta de algodón cubre la mayoría de las estancias generando una plácida calidez. El rosa chicle –¡tan setentero!– colorea de vitalidad los sofás y congenia de maravilla con los piedra y turquesa de cojines y otros complementos. En definitiva, se idearon juegos de tonalidades que, junto con las formas de los muebles, evocaran el Nueva York de las películas románticas de los años 70.
Otro recurso decorativo que, sin duda, personalizó la casa fueron los detalles en dorado o latón, como los apliques de pared que se acompañan de pantallas negras –un mix trendy para anotar–, las manillas y tiradores diseñados por Luis Puerta o los interruptores eléctricos del salón, que se han recuperado del edificio. También el proyecto de iluminación, al caer la noche, se percibe triunfal: las lámparas de mesa completan su tenue luz con focos encastrados de techo, que han sido colocados estratégicamente en el perímetro de las estancias para crear un halo envolvente.             
IDEAS DEL INTERIORISTA
LUIS PUERTA
www.luispuerta.com
Espejos de camuflaje. Y envejecidos, para más charme. Los paneles de cuarterones de suelo a techo esconden armarios y puertas de paso ganando luz, espacio y estilo.
Carpintería de diez. Los rodapiés superaltos y la carpintería lacada en blanco se completan con fantásticos interruptores y tiradores en color latón. ¡Al detalle!
Texturas en calma. La mezcla de terciopelos, chenillas, sedas y papeles, todos en tonos empolvados, endulza los ambientes y resta frialdad a espejos y cristales. 



Ver más articulos