desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Ibiza, España

Un piso-galería en Ibiza

Mirando al mar desde su nuevo hogar, un arquitecto soñó con su casa ideal: un piso blanco, amplio y luminoso con arte contemporáneo en cada esquina. Una reforma lo hizo posible.

Fran Muñoz IG: franyerga 27/07/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Fue amor a primera vista. "Desde sus ventanas puede verse la playa de Figueretas e incluso la isla de Formentera. Fueron las vistas al mar lo que más me gustó y lo que me convenció para comprar el piso". Quien realiza esta confesión es el arquitecto Sandro Giulianelli y la propiedad a la que hace referencia es una vivienda de 95 metros cuadrados situada en un edificio en el centro urbano de Ibiza, en la zona de Los Molinos, conocida así porque en el pasado estas construcciones la poblaban "y, aún hoy, podemos ver alguna en pie", explica.

Aunque las vistas eran perfectas, el interior del piso no era el que él tenía en mente como su hogar ideal. "Se hizo una reforma completa. Se cambiaron todas las tuberías, la instalación eléctrica y se eliminaron paredes inútiles, para crear un espacio abierto y lleno de luz", expone. Una vez conseguida la estructura y distribución que buscaba, llegó la hora de encargarse de la parte estética. El arquitecto se decidió por un total look blanco para los suelos de madera y las paredes de su residencia. Las piezas de mobiliario continúan esta estela de discreción cromática, con piezas icónicas, como las sillas Tulip de Saarinen; otras realizadas a medida o artesanales, como el sofá tapizado con tela de Pasqualina Iannone o el espejo art déco que cuelga sobre él; todas en blanco y negro.

La creación de esta escenografía buscaba servir como base neutra sobre la que desplegar y destacar una de sus pasiones: el arte contemporáneo. Entre sus obras encontramos pinturas de Carla Cambiaghi, Dimas Samid y Alain Cugnenc, fotografías de David Silva, una lámpara-camisa de Droog Design, un mural que parece sangre brotando del techo del italiano Maurizio Vetrugno o la escultura de un animal fantástico de La Quimera Gallery. Con el trabajo hecho, ahora ya solo le queda disfrutar de su obra.

Fotos: Manolo Illera



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos