desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Un piso de inspiración japonesa

La rugosidad y el carácter de los elementos originales de este piso centenario de Barcelona contrastan con la perfección y sencillez de los nuevos, inspirados en la arquitectura nipona.

Fran Muñoz IG: franyerga 12/02/2018
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Hay reformas que consiguen milagros. En esta que descubrimos hoy los arquitectos del estudio GDR han logrado aproximar lugares tan distanciados geográfica y culturalmente como Barcelona y Japón. Su propietaria, Yuna, es una japonesa originaria de Fukuoka que había sido trasladada a la Ciudad Condal por trabajo. "Buscaba un espacio donde poder instalarse con sus gatitos, -explican los arquitectos- y lo encontró en el corazón del barrio de Les Corts. Era un piso de principios de siglo con mucho potencial y nuestro equipo fue capaz de transformarlo en un espacio acogedor y sereno lleno de referencias a la cultura japonesa, en un intento de hacer sentir a Yuna cerca de su casa".

Una de esas referencias fue el uso del cubo a la hora de proyectar los nuevos espacios. Esta forma sencilla se emplea mucho en los interiores de Japón y con ella han materializado la zona de la cocina y acogido el baño. La zona más íntima, con el dormitorio y el baño, está elevada algunos centímetros por una tarima que también recuerda a las que encontramos en las construcciones del país oriental. Esta tarima es un recurso para poder dejar paso a las instalaciones y sirve como separador entre el área pública y la privada.

Tampoco faltan los guiños a la arquitectura catalana. Los techos, por ejemplo, están recorridos por vigas y bovedillas, en la entrada nos recibe una alfombra de baldosas hidráulicas que nos invitan a descalzarnos para caminar sobre el roble natural que cubre el resto del suelo de la casa y las paredes son de piedra, un hallazgo que sorprendió a los arquitectos durante la reforma: "Imaginábamos en la fase de proyecto que, por la época, habría barro cocido, pero no fue así. Ese descubrimiento condicionó el resto de actuaciones de manera que, para no cargar el resto del piso, se usó el blanco liso en paredes como telón de fondo y potenciador de la rugosidad y el color de la piedra y la madera en el suelo como únicos elementos decorativos", explican. El resultado es un interior acogedor y lleno de luz, con alma cosmopolita, que fusiona a la perfección Oriente y Occidente. 

www.grupdereformes.com

Te puede interesar:

- Esta casa de campo japonesa es el suelo de todo hobbit

- Un piso de 55m2 con todo el encanto catalán

- Loft inspirador en El Raval

- Caso de estudio: un apartamento reformado y bien aprovechado



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos