desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Una reforma atemporal

El interiorista Pepe Leal pone la guinda decorativa a la reforma de este piso con soluciones atemporales y acabados high tech que resaltan la belleza y la armonía.

Nuevo Estilo 14/07/2017
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



La vivienda hace gala de estar ubicada en un edificio de principios del s. XX, situado en el madrileño barrio de Salamanca. Sus propietarios idearon una reforma total de la casa hace tiempo con dos líneas de actuación: la renovación de cocina y baños –Gunni&Trentino se encargó de ello–, y una cálida tarima de roble tradicional para pavimentar la entrada, el salón, el comedor y el dormitorio. Para que el resultado fuera perfecto, encargaron la decoración integral al interiorista Pepe Leal.

El decorador decidió realizar algunos cambios estructurales, al considerar que mejorarían el resultado. Por ejemplo, sustituyó un muro bajo que separaba la entrada del comedor por un tabique hasta el techo. También concibió para el dormitorio su nuevo cabecero de obra, que encuadra la cama en la pared, lo mismo que la bancada situada bajo la ventana y que aporta un look romántico a esta estancia.

Detalles como los techos altos, rematados con molduras de escayola, revalorizan el charme de la arquitectura. También apreciamos las sutiles intervenciones de Pepe Leal en la celosía de la entrada o en la pared de cuarterones de madera y cristal envejecido del salón. A ello sumó piezas que tenían los dueños, recicladas y adaptadas a la nueva estética, y una acertada elección de objetos de su showroom y de selectas tiendas, para lograr este armonioso resultado.
IDEAS DEL INTERIORISTA: PEPE LEAL (Tel.: 915 314 114 y 609 131 387. www.pepeleal.com)
Ampliar y delimitar. Son dos efectos que logra la decoración, con recursos como enmarcar con alfombras antiguas sobre otras nuevas en la misma gama o en contraste.
Armonía cromática. Grises, blancos, azules y rojos empolvados consiguen que ningún elemento desentone y la vista se relaje al mirar hacia cualquier rincón.
De toda la vida. Triunfan los detalles intemporales que no acusan el paso del tiempo. Por ejemplo: las telas en tonos naturales y las paredes lacadas en blanco.



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos