desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

Un piso del XIX con solera

La reforma de este piso del centro madrileño, realizada por el estudio RÄL 167, ha conseguido refundar en clave contemporánea los rasgos decimonónicos de la construcción. Suelos de piedra, molduras y carpinterías originales lucen una antigüedad actualizada y una marcada personalidad. Un piso castizo ¡¡con solera!!

Realización: Amaya de Toledo. Textos: Mª Jesús Revilla. Fotos: María Primo de Rivera 08/09/2015
Imprimir
Pantalla completa



La ecuación: casa de 1890, que en los últimos treinta años fue una oficina, suele tener como premisa un pésimo estado de mantenimiento. Pero el propietario, Ignacio Corchuelo, supo ver más allá e intuyó el diamante en bruto frente al que se encontraba. La reforma ha sido integral y la distribución se modificó totalmente gracias al trabajo del estudio de arquitectura interior RÄL 167. Además de ampliar los espacios, se trasladó la cocina a la zona delantera, se crearon cuartos de baño y se actualizaron todas las instalaciones.

Pese a la profunda transformación, hubo muchos elementos de la vivienda original que se conservaron por expreso deseo del dueño. Quería que siguiesen ahí, por ejemplo, ese suelo en damero de la “zona noble”, de baldosas de pizarra y alabastro –una de las razones por las que se quedó con el piso–; la preciosa chimenea del siglo XIX, las molduras de los techos, algunas puertas –a las que se les añadieron cuarterones de espejo– o las contraventanas de cuarterones. En esos nuevos espacios, más luminosos, más abiertos, quedan perfectas las piezas de familia, con mucha carga emocional. Se han incluido en la decoración salpicadas con otras más actuales y obras de arte contemporáneo para obtener un sugerente clásico renovado, pletórico de coherencia y armonía.

IDEAS DE LOS INTERIORISTAS: estudio RÄL 167 (ral167.com)
Separar con efecto. La división entre el salón y el comedor es un muro de carga, por lo que no podían abrirse vanos muy grandes para conectar esas estancias. Los decoradores idearon una estructura acristalada, inspirada en las galerías exteriores, para dar homogeneidad a todo ese paño.
Restauración. El suelo de piedra fue desmontado baldosa a baldosa, que se limpiaron y recolocaron sustituyendo las más deterioradas por otras también antiguas. El resto de la casa se cubrió con una madera teñida de blanco de Tarima Tropical.



Ver más articulos